UN PAÍS SIN NOMBRE | ÁLVARO MATA GUILLÉ

 


UN PAÍS SIN NOMBRE

8

Reclinado,
junto a la opacidad de la ventana,
veía a Estragón,
que al lado del murmullo,
miraba el ocaso,
el horizonte
;

el crepúsculo era el alba y el alba era la noche,
la noche la tarde, la mañana,
la penumbra transfiguraba el día,
el destino el tiempo,
confundidos en lo mismo,
en indiferencia
;

Vladimir,
no muy lejos,
veía los despojos en la laguna,
cercana al parloteo de los árboles,
a los sepulcros,
miraba sin mirar su rostro sin rostro en el espejo,
al otro sin verlo
;
el sol palidecía,
no había señales de lluvia,
tampoco nubes ni caía ceniza,
la población cantaba con los perros,
jugaba con las víboras,
se alejaban los muertos
.


9

Tiempo después,
mientras Estragón dormitaba
agotado de esperar a Godot,
que como muchas presencias
(el algo que movía las cosas, los dioses,
el aquello),
había muerto,
Vladimir veía de nuevo la llegada de los rinocerontes:

tomaban los púlpitos,
llenaban los graderíos,
inundaban de sin sentido las aceras,
las voces, las calles
;

en medio de los gritos,
de la histeria, del miedo,
del horror,
las palabras se mezclaban también a lo mismo:

a la oscuridad de los verdugos,
a la penumbra de los cómplices
a la vaciedad de los asesinos
;

Estragón,
sobresaltado por el temblor de las pisadas de los paquidermos ,
intentaba aferrarse al sueño
y no salir de él, como pretendía sin lograrlo Gregor,
buscando una luz, alguna esperanza,
al sol palideciendo
;

la flor en el árbol, el murmullo en el río,
lo miraban sin ver,
alejándose
;

caía un poco de ceniza,
en los campos la niebla caía también un poco,
en el humo, en el rumor de muerte
de las campanas,
como así ocurría cuando Ionesco
escribió La cantante calva y hablaba de los salones de clase,
cuando enmudecieron las voces
.


10

“Habrá un día, quizá,
que los vocablos pierdan para siempre
a los vocablos”, presagiaba Edmond Jabès.
“Habrá un día que muera la poesía.
Será la edad del robot
y la desdicha de los judíos se habrá generalizado”
;

en esos días, en estos,
en aquellos,
cuando las campanas rememoraban el ocaso
y los rinocerontes poseían el brillo y la niebla,
tomaban lo oscuro,
invadían  voces y escenarios,
tomaban la poesía,
el teatro, lo sagrado,
los ecos
.

Sin esperar,
Estragón intentaba alejar el desasosiego,
el sol buscaba la penumbra,
sumergirse en el polvo,
adentrarse en la cueva junto a la luna. Vladimir
movía la boca,
hablaba sin hablar, balbuceaba,
jugueteaban las víboras por el patio,
los perros comían el brillor de las hojas en la sombra,
en los campos
;

los pájaros,
picoteando todavía a las nubes,
acompañaban a la flor en el árbol,
al llanto en el río,
volvía la ceniza
;

el alba bebía la tarde,
bebía y bebía la noche,
las estrellas,
bajo la lluvia negra,
parpadeaban junto a las luces,
estábamos más solos
.


11

Un lenguaje sin alma,
solo produce hechos sin alma
.

Alvaro Mata Guillé, Un país sin nombre, Editorial Ponciano Arriaga,

Gobierno del Estado de San Luis Potosí, Secretaría de Cultura, primera edición, 2018



Álvaro Mata Guillé es un poeta, ensayista, y director teatral. 

      • Columnista de la revista Libros y letras, de Bogotá, Colombia.
      • Director del proyecto: Poesía en tránsito-Corredor cultural, que integra festivales de México, Costa Rica, Argentina, El Salvador, Guatemala, España.
      • Director del Festival Internacional de poesía En el lugar de los Escudos (Estado de México y Ciudad de México y codirector del Festival Internacional Del Norte-Poesía en tránsito, en Monterrey, México.
      • Invitado frecuente a festivales y encuentros literarios alrededor del mundo.
      • Entre sus libros se encuentran: Un libro sin nombre, antología, El Salvador; Una serpiente sin alas, Colombia; Un país sin nombre, México; Más allá de la bruma, México; La niebla y lo ausente, Argentina; Separata, México; Debajo del Viento, Argentina y Venezuela.
      • Muchos de sus textos se encuentran traducidos al inglés, francés, portugués, italiano, armenio, árabe, entre otros.
      • Dirigió también más de diez obras teatrales con su grupo Baco teatro danza y ha participado como actor en varios cortometrajes.

Fotografía de Marcela Sánchez

Leave a Comment

Categorías