Amarú Vanegas

MONÓLOGO PARA EMILY DICKINSON La noche se llenó de un extraño silencio Y ese extraño silencio Me recuerda tus versos. Han enmudecido los pájaros Callado los motores Tan solo habla la brisa La brisa lenta y fría Que es como tu voz Como tu voz que es un susurro. Tú sigues allá en tu casa de Amhers, Pasó la guerra civil Entre el Norte y el Sur Y tú no te enteraste. Se podrá presentar un segundo big-bang Y tu mano de nácar Seguirá enhebrando poemas Como si nada...
  • noviembre 30, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
REVOLOTEOS Voy de un lado al otro encontrándome en espejos decorativos algunos regalan miradas otros juegan a las escondidas con mis retratos. Verme de reojo verme de frente verme de perfil detenerme en el placer de la soledad cuando está desnuda. DÍA CUALQUIERA Sentir las costillas hechas un alambre de púas la cabeza palpita. Alcanzar. Ningún autobús se siente atraído por la urgencia ni conmovido por un mal clima. Tampoco tiene límites para recolectar desesperación. Las emociones se funden entre tubos, miradas recargadas esquivan las líneas que unen los...
  • octubre 19, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
La modernidad indaga en el rugido de las cosas, esa espiral, donde se transforma todo lo conocido a razón del vértigo. En ella descubrimos el mundo que se actualiza desde lo habitual hasta lo más secreto y profundo del ser humano y, sin comprender cómo, nos arroja al centro que se devora a sí mismo en la fugacidad de un pestañeo. Cuán insólito nos resulta detener la mirada en el último vuelo del relámpago que estremece el cosmos como si aquello nos fuese a incinerar para siempre. Por eso,...
  • octubre 16, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
000–59 / ROSENQUIST, UNA MUJER BARRIENDO, EL ARTE 000–59 (Rosenquist: Guggenheim) Es una/otra más de las múltiples matrículas del arte Ninguna contiene (pienso ahora mientras la contemplo de lejos) tanta dignidad contenida como el gesto de esa mujer barriendo su casa a las once de la noche (después de una/otra más dura jornada) mientras su marido llora lágrimas rojas (y piensa quizás en su muerte) 000–59 (un cadillac: el MOMA y todos los amos del universo tomando champagne y felicitándose por el éxito obtenido) Y la mujer barriendo su...
  • octubre 12, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
SAVYA BARRAULT PONIÉNDOSE SUS ZAPATOS Las palabras del ahorcado eran más que un juego. Las arenas desconfiadas del semen encontrado en la quilla de los barcos, la marea perforada y el número indivisible por otros. ¿Por donde pasan los siglos sin que el polvo sea consumido? ¿Desde cuándo negocia la clemencia los estragos de sus islas sumergidas? Los diamantes eligen mujeres y hoteles de sus malas costumbres. Una de nosotras se llama Savya Barrault, la otra hace mucho olvidó sus quejas y camina por la playa en las noches...
  • junio 30, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
6 De bravas disolvencias encrespadas es el momento de tensar los ligámenes (párpados empeñados a fondo en la mirada) Nacen órbitas crecientes y agónicas La pupila no alcanza a circundar Es por eso que el gesto se disuelve que los hilos del enredo persisten aleteando en las capas de su aire y que el parpadeo se sostiene y se hace tenso. 10 Un relámpago llega desde adentro al encuadre medido por la luz donde lo veo desaparecer Entre espaciosas lentitudes entrecortadas y dispersas sobre el gris traslúcido de un...
  • junio 29, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
SOMOS TIERRA Somos tierra células de un planeta incendiado de vida cuyas antorchas de clorofila despliegan sus pistilos donde la luz llovizna. Somos aliento espacial polvo amasado a la sombra de los astros; como el que apretamos para sentir en un puño el latido del universo. Somos chispas de barro matices de vida en el planeta madre que nos amamanta en su cobijo atmosférico. Viajamos vibrando en su aura oxigenada cual nómadas partículas que ayer fueron hierba o pez; hoy son nuestro asombro y mañana podrían ser el brillo...
  • junio 29, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
LOS RÍOS Como un volcán en su canción de fuego Como una colina de nieve roja, Así vive Schuaima poblada de ríos. Ríos que bajan por los llanos Como muchachas desnudas Con trenzas de agua en sus bocas. El río más grande de Schuaima Se llama Calixto. Llena la luna Ve descenderlo dormido Por las piedras y las campanuelas del valle. La espuma con su risa blanca lo llama Calixto, Calixto! Gravita el río con sus plumas de agua Porque el viento besa su muerte Y su ronquido de...
  • junio 28, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
LLEVABA COMO SIEMPRE LA CAPERUZA NEGRA así podría atravesar el bosque. El lobo merodeaba, olfateaba, niños no, decía y aullaba, niños no. Le resonaban las tripas, le caía la baba. Un cazador escondía el puñal entre la muñeca y la manga, caminaba con cautela, tensaba los músculos y pensaba: es imprescindible que muera, es imprescindible. El lobo merodeaba y se mordía las patas del hambre, que jugoso soy pensaba, que jugoso soy. La niña no cantaba una canción alegre, no. No comía, no danzaba. Presurosa caminaba en el bosque,...
  • febrero 24, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
Volvemos siempre al silencio como una necesidad primordial, como un símbolo de descanso que absorbe del sonido apenas la vibración última y se apaga en esa expresión muda que contiene la carne. Así, como la poesía de Alfredo Pérez Alencart, que nos hace saborear la reposada preparación de la conciencia y, antes de que la palabra traiga su ruido de piedras, presentimos el umbral del templo, cuando el espíritu y la psique se anteponen a la visión del rito «como adivinando / el silencio del primer Adán». Estos poemas...
  • febrero 1, 2022
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías