CANCIÓN 235 (HEMINGWAY) | JOHN BERRYMAN


235
Tears Henry shed for poor old Hemingway
Hemingway in despair, Hemingway at the end,
the end of Hemingway,
tears in a diningroom in Indiana
and that was years ago, before his marriage say,
God to him no worse luck send.
 
Save us from shotguns & fathers’ suicides.
It all depends on who you’re the father of
if you want to kill yourself—
a bad example, murder of oneself,
the final death, in a paroxysm, of love
for which good mercy hides?
 
A girl at the door: ‘A few coppers pray’
But to return, to return to Hemingway
that cruel & gifted man.
Mercy! my father; do not pull the trigger
or all my life I’ll suffer for your anger
killing what you began.

**

Canción 235

Lágrimas Henry derramó por el pobre viejo Hemingway
Hemingway desesperado, Hemingway en el final,
el final de Hemingway,
lágrimas en un comedor en Indiana
y aquello fue años atrás, antes de su matrimonio digamos,
Dios a él peor suerte no le envía.
 
Sálvanos de escopetas & suicidios de padres.
Todo depende de quién eres el padre
si quieres matarte—
un mal ejemplo, el asesinato de uno mismo,
¿la muerte final, en un paroxismo, del amor
del cual la buena piedad se esconde?
 
Una niña en la puerta: ‘Una oración por moneditas’
Pero regresar, regresar a Hemingway
aquel cruel y talentoso hombre.
¡Piedad! padre, no aprietes el gatillo
o toda mi vida sufriré por tu ira
matando lo que comenzaste.

Extraído de John BERRYMAN, The Dream Songs, Farrar, Straus & Giroux, Nueva York, 1969.
Presentación y traducción Mariano Rolando Andrade.

The Dream Songs (Las canciones del sueño) le valieron a John Berryman (1914-1972) el Premio Pulitzer de Poesía y el National Book Award, entre otras distinciones. Berryman publicó esta obra en dos volúmenes: 77 Dream Songs (1964) y His Toy, His Dream, His Rest (1968). En 1969, reaparecieron en una sola edición. El protagonista de The Dream Song es Henry, un alter ego de Berryman, a quien se suele incluir entre los poetas confesionales, junto con Silvia Plath, Robert Lowell y Anne Sexton. La canción 235 se refiere al suicidio de Ernst Hemingway, a través del cual Berryman nos habla del suicidio de su padre, un hecho que jamás en su vida pudo superar. El propio Berryman, alcohólico y depresivo, terminó tomando el mismo camino y se arrojó desde un puente al Misisipi en Minneapolis (Minnesota).
Leave a Comment

Categorías