CAEN CENIZAS SOBRE LA CIUDAD | CAROLINA CÁRDENAS JIMÉNEZ


Algunos poemas del Libro Caen cenizas sobre la ciudad publicado por la editorial chilena Conunhueno.

“(…) La obra es de una belleza terrible y oscura en la que nadie queda ajeno y solo queda identificarse con alguno de estos personajes o situaciones. Con estas enfermedades mentales este poemario se hace kafquiano y se ve claramente que el heterónimo F.K. Kristopher que creó la poeta, nos irá dando directrices sobre el libro.

(…) Carolina es capaz de ver la pudrición o el veneno de lo que la rodea. Primero como bestiario de una ciudad que es el mundo donde en cada habitante descrito están todas las miserias que estamos obligados a aceptar y que nos convierten en insectos. Segundo, las personas tienen que enfrentar una realidad llena de injusticias, impersonal e individualista que nos vende una felicidad de consumo y competencia cruel.

Por eso este existir vacuo en ciudades de ceniza siendo harapos humanos”.

Cesar Hidalgo Vera (cita de la reseña-ensayo Caen cenizas sobre la ciudad y la sentencia de habitar).


BOGOTÁ, 04 DE AGOSTO DE 2020

A los esquizofrénicos

 

Golpeaba el aire                espantando voces            con sus vísceras

con su hígado                     con su saliva habitada de sangre

entre calles de las que nacían cantos de ranas          grillos y        nada

De las alcantarillas brotaban ramas apestadas de sonidos metálicos y siniestros

Otro mundo lo anidaba como un grito del que salían cucarachas

en el que existía el ruidoso silencio que decía todo

Ese mutismo desaparecía cuando era otras voces

que escupían su encuentro con una horca

y se mostraban

como

última herida


BOGOTÁ, 06 DE AGOSTO DE 2020

 

A mí que tengo ideas repetitivas

 

Mi pensamiento es una nebulosa de moscas

donde converge la misma idea

en estado larval

Me sumerjo en el paisaje de un edificio que se repite

entre avenidas de nubes que exhalan olor a cadáver

y me hacen creer que vivo al interior de una cloaca

donde brotan rosas y tulipanes como enredaderas

En la que el silencio no existe a menos que sea ruido

 

Soy estruendo en una estancia donde el grito es lo único posible

para romper con la mirada fija    la misma cavilación

y la palabra que como una ola vuelve

a la orilla del tiempo

 


BOGOTÁ, 06 DE AGOSTO DE 2020

A mi insomnio

 

Aparece ante mí

noche de canto de grillos bajo la cama

la sombra de una cucaracha gigantesca camina por las paredes

como pesadilla viva de las horas

Afuera las ramas de un árbol son golpeadas por

un grito-ventarrón

a su vez    sacude la ventana

recordándome que pendulo como signo de la muerte

y soy arrastrada por el silencio desgarrador de las horas

ese que acelera el corazón y lo atraviesa

y nos pregunta con la caída de la noche

si el nuevo día tendrá     un sentido

o se desvanecerá como los anteriores

 


BOGOTÁ, 09 DE AGOSTO DE 2020

 

Soy  mosca rodeada por miles de moscas     algo afuera exuda  podredumbre     la ciudad es cuerpo desconocido donde convergen los gritos de la prostituta   el indigente   el obrero y la pobreza      un murmuro me dice que no estoy sola     las palomas copulan en los techos     afuera somos repetición de tejas y calles averiadas     de las semillas de cemento nace musgo     el silencio no existe   nunca ha existido     un olor a incinerado abarca un paisaje de muertos     afuera las cosas desaparecen     la inexistencia es lo único que nos precede     hasta el silencio ha dejado de ser sonido mientras nos vamos acercando a ser despojos


BOGOTÁ, 26 DE AGOSTO DE 2020

 

De mi cabeza salen lenguas

Soy solo cuando hablo con las otras    me moran y alejo de mis vísceras las larvas      hay un paisaje de cemento que llora mi silencio-grito-aullido vive entre mis sueños y los estados de trance en los que soy otras     debajo de las sillas de madera y metal salen enormes dientes de león los desamparados   travestis y los que no sueñan se desvelan pensando que sus átomos

se evaporan al ser evocación de exilio

pensamiento

que nadie

piensa y se vuelve

al no ser pensado

n

     a

     d

     a


CAROLINA CÁRDENAS JIMÉNEZ

Narradora, poeta, columnista y editora colombiana. Licenciada en Humanidades con énfasis en Lengua Castellana. Postgrado en Creación narrativa de la Universidad Central. Docente y tallerista de Creación Literaria. Fundó la revista literaria Gavia de la Universidad Distrital (2005), la cual dirigió y editó. Publicada su obra Caen cenizas sobre la ciudad por la editorial chilena por Conhueno (2021). Finalista en el Concurso de poesía Nueve editores con la obra Después de la nada (2021). Premio Internacional de Poesía, Rostros para autores con un rostro. Accésit, con las obras Ninguna tierra me habita Y sin embargo soy (2018). Ganó el concurso de cuento Estímulos a la Creación Artística (Kennedy, 2006) con el libro Parajes inesperados. Ganó el segundo puesto en el II Concurso Nacional de cuento El Túnel (2011) con el texto A la deriva. Finalistas en el Concurso Nacional de Cuento La Cueva con el texto Mañana será otro día (2012). Publicó Somos náufragos (2013). Su obra ha sido becada, premiada y publicada en revistas, libros en el Salvador, Colombia, México, Argentina y Cuba.  Fue columnista en el Periódico El Mañana en México y Tres mil suplemento Cultural del Salvador. Actualmente, columnista de un blog en El Tiempo, periódico de Colombia y directora del Portal Cultural Quira Medios.


Leave a Comment

Categorías