CUANDO TODO HA DECIDIDO CONVERTIRSE EN POLVO | ANDREA MARONE


Vení a casa: las sombras
se esconden como cachorros
que huyen a refugiarse
en las cuevas
durante la noche estrellada
chispas de lava de volcán
vertidas sobre un manto negro
que el tiempo
raíz de jengibre
aferrada a la tierra fértil
no ahogue la esperanza
de cada hebra de tu piel
contra mi piel de manzana.

El desierto reclama
la sed de nuestra juventud
para humedecer con sudor
las plantas que crecen en el jardín.

Tu cuerpo al filo de mis caderas
y yo contoneando con la lengua tersa
la línea que te dibuja preciso
a contraluz de mi ventana.

Seguí la coreografía
esa que delinean los pájaros-
envolviendo tus brazos largos
a mis piernas contraídas
así nos vamos acercando
exhalación a exhalación
hasta acabar equidistantes
con la noche plasmada en la piel.


Una muchacha camina a las seis pm por la alameda
es verano el desierto nos apelmaza
esquina Córdoba y San Martín,
menduco triángulo de las bermudas.
Todos pasan nadie está
los libreros toman birra, los libros usados se queman al sol
zona de cotillón y casas de tela
(retazos en oferta, seda, gamulán)
Se refracta el sol en las bolsas de nylon de los transeúntes.

La piba tiene el pelo seco decolorado medio pajizo,
cumbre del agua oxigenada
una línea gruesa delineando el párpado
bien negra como marca de crayón
falda de cuerina descubriéndole los músculos
y medias en red.
Facha noventosa algo vintage un toque dramática
piel trigueña ensombrecida por tatuajes
en cada rincón de su fragilidad.
Coronándole los brazos ahogados con pulseras de tachas
sostiene una mochila, parche cosido de banda de rock.
Adentro, como la sangre que pugna por salir de la costra:
leche en polvo, una vela
número cuatro de parafina azul.

¿Y el niño? no juega
más bien se esconde entre los postes
bancos municipales y las caderas de mamá
hijo de la luna
tiene ojos transparentes
no es vampiro pero el sol daña su piel
el pelo resplandece como un foco de tungsteno
y la piel tan blanca, blanca
que las flores de los jazmines le tienen envidia.
Podría perderse entre los riscos cuando nieva en la montaña,
por fin impropio, por fin desdibujado
el cachorro albino de mamita punk.


Se han secado las flores
del cantero
sostengo entre los dedos
el cabo, un cuenco
a donde se aferran los pétalos
ya marchitos
transformados en semillas.
Desprendo cada gajo
del centro
y los arrojo
entre las alas
de las abejas.

Hay algo en la naturaleza
es intuitivo
la urgencia de envolver
cuerpo entre los pétalos
como si cada corola
necesitara, irremediablemente
volver a acobijarse
en la tierra.


Las violetas de los alpes
florecen con el frío
tienen el gesto descarado de la belleza
a contramarcha del tiempo

cuando todo ha decidido
convertirse en polvo

pienso en esos pétalos espesos
como pliegues rojos
imitando con el viento
el aletear aterciopelado
de las alas de las mariposas.


Las ramas del sauce gotean
pensamientos que caen
enroscados entre las raíces
¿es el tiempo una resina?
la costra fisurada de tronco
está invadida de insectos
trenzados a la madera,
perfilan historias milimétricas
vida que no cabe en el lenguaje.

El árbol tiene textura
de sombra acariciada por el viento

La obra completa de Inchauspe
parpadea entre sus hojas
se desprenden en un chasquido
justo cuando un pichón
empieza a rasgar la placenta,
organismo convulso
asiste a sus mutaciones.

Caigo por las ramas,
reverencio hacia el eje
que me imanta a la tibia tierra
en el sócalo observo una araña
que teje desteje su casa
como la araña también
tejo destejo mi casa.


ANDREA MARONE (Mendoza, 1994) Vive en Buenos Aires y estudia Licenciatura en Artes de la Escritura en la Universidad Nacional de las Artes. Estudió Licenciatura en Letras en la UNCuyo. Publicó Vampirización del ego (Mar Adentro, 2017) y el fanzin La conspiración de los damascos (2020). Recita regularmente en ciclos de poesía. Participó de distintas antologías y revistas nacionales y latinoamericanas. Actualmente lleva adelante un proyecto de difusión de poetas en formato fanzine y coordina Postales Federales. Editora del dossier El jardín de Ophelia de la Revista Ophelia.


Leave a Comment

Categorías