PROYECTO AFECTIVO | DANIEL B MONTENEGRO

PROYECTO AFECTIVO | DANIEL B MONTENEGRO

LA NIÑA

La niña pinta
personas, gatos y castillos.
Yo aparezco en algunos dibujos,
abrazado a las formas
que simulan ser ella.
Pienso que estoy en el papel
como penitencia,
y ella me tiene a mí como castigo.
¿Qué será de nosotros cuando
logremos reconocernos y
confirmemos nuestras penas?
Entretanto
ella sonríe y esclarece
parte de esa trocha
que llevamos por vida
sin que deje de asustarme
por lo que nos viene por delante.


SEPULCRO

He dejado las fauces abiertas
para consumir la luminosidad del mundo.
He abrazado la noche como esclava
y testigo de mis lamentos.
He sobrellevado esta carga de
vida/muerte por mucho tiempo,
más del que quisiera.
Ya no creo en lo que era,
ni en la ingesta de la luz
ni en la boca abierta
ante los días que
que se consumen hacia mi sepulcro,
donde encuentro flores que adolecen mi belleza
y légamo que acaricia mi pobre figura desahuciada.


PROYECTO AFECTIVO

Cada beso es un silente preludio de nuestra despedida.
Por eso temo
volver a dejar que tus labios se acerquen a los míos.
Cada vez que eso ocurre
está más cerca nuestra separación.
Nunca serán suficientes los besos que nos dimos
para nombrar/ocultar lo que hemos vivido.
Después de los besos
seguiremos en ese limbo del deseo
que ocurre entre nuestros días cotidianos
y nuestros paraísos artificiales.


VENTURA CALLEJERA

Estoy sentando en la orilla de la cuadra:
un pase, un combinado, una bolsa amarilla
para detener el hambre, el frío o la cordura.
Un nuevo día para dosificar el aliento
y esperar para asechar a una nueva presa,
hincarle mis colmillos y exprimirle
cada peso.
Otro día,
esperando a que la muerte
se confunda con mi destino
y me ponga a perder a mí, primero.

Otra noche que pasa,
con los parpados pegados a las cejas
viendo pasar todo lentamente,
sin que me afecte.
Entretanto, un aire pesado
quema mi aparato respiratorio.
Ya no conozco el dolor de mis heridas,
solo sé que unas veces la recuerdo a ella
y otras veces un puñal acaricia mi cuerpo
como un antiguo consuelo.


Daniel B Montenegro
Psicólogo social, investigador de campo y docente universitario. Ha participado en talleres de escritura creativa y dirigidos talleres de escritura comunitaria. Algunas de sus poesías han aparecido de manera dispersa en diferentes publicaciones, su primer libro de poesía es Tríptico Árido (Ediciones Exilio 2020). Algunos de sus trabajos de narrativa también han aparecido de manera desperdiga, hace parte de la antología Águilas y moscas: selección de cuentos (UIS 2020) y Cuentos Atómicos: Antología Iberoamericana reciente (2021).


 

Categorías