DESCALZA ENTRE EL SENO DE LA MUERTE | VALENTINA ROJAS


ALEJANDRA PIZARNIK

Recordar un pájaro que va de rama en rama,
mientras cada letra comienza a incrustarse en la garganta
solo tú, Alejandra entendías esa fatiga
entre lo onírico de cada palabra
y la marca del lenguaje

El exilio de lo humano
la atadura y lo amargo
Alejandra, donde los ramajes letrados atraviesan al otro lado de la noche
y esperan los faros en las orillas con sus luces encendidas

El misterio de un ángel que mira hacia el vacío
estallido de la boca cuando se nombra,
la belleza que duele

Te hiciste camino descalza entre el seno de la muerte
ahora la blanca arena se tiñe y se guarda
durante el vuelo del pájaro que sangra.


RAYO DE LUZ

Emprendí una larga búsqueda,
No entendía la furia de mi pecho
Lo que arde en mis mejillas y se evapora,

Ni a mis pies que en forma de espirales viajaron como espías

Oculta en la profundidad…
La esperanza está al otro lado de la noche
La luz siempre estuvo tras mi espalda.


 

LÁGRIMAS

Llorar como un cacuy, como un cocodrilo…
sí es verdad que los cocuíes y los cocodrilos no dejan nunca de llorar
Oliverio Girondo – “Llorar a lágrima viva”

Dejarse fecundar el hígado de tristeza
Sentir el dolor en el fluir de cada jugo gástrico

Tener los pies cansados
de tantos caminos
de tantas raíces

Sentimientos poro a poro, latido a latido en la garganta
En el grito

Surgir de las palabras, germinar en la mirada.

¡En las lágrimas!

Llorar una partida de ajedrez
llorar al nacer, llorar desnudo frente al espejo,
llorar la risa, las palabras, el sexo, llorar la vida,
llorar, llorar el llanto.


BÚSQUEDAD

Nos hace tanta falta
aprender del arte del vuelo
Aprender del misterio del lenguaje
lo que nos habita
lo intrínseco e irreductible
ahora pienso
dónde me dirijo con mi cabello escarlata
a iluminar los montes en las noches
Encuentro mi piel ajada y los pedazos de tierra que nunca fueron míos
el deseo fue encontrar mis labios torpes y sedientos
Las nubes atravesaron mi pecho y la luz celestial..
Ilumina..
El verbo se hizo carne
el verbo se hizo en mi carne
y el rocío de la mañana encontró mi cuerpo desnudo
Entre esa tierra que busco
que me posee y no poseo…

 


Valentina Rojas (Envigado, Colombia, 1998), estudiante de Licenciatura en Humanidades y Lengua Castellana de la Universidad de San Buenaventura de Medellín. Ha sido publicada en las antologías de mujeres poetas La Jaula se ha vuelto pájaro 2019 (Fallidos Editores), 100 mujeres poetas 2019 (Nueve Editores); en las revistas Entre Rosas y Osos, MoodMagazine, y en algunas páginas web. Pertenece al comité editorial de la Revista Ágrafos. Ha participado en diversos eventos de poesía de carácter local, como el Festival Alternativo de poesía de Medellín, el Encuentro Internacional de Poetas al Viento, e invitada como exponente en la 13° Fiesta del libro y la cultura de Medellín. Además, asistió al Festival Internacional de poesía Ignacio Rodríguez Galván, celebrado en Hidalgo, Pachuca, México.

Leave a Comment

Categorías