EL CICLO INÚTIL DE LOS DRAGONES TRISTES | GORKA LASA


ALDEBARÁN

Atardeceres terribles colmaron mi alma de silencios
Aldebarán.

Las horas de la sangre sobre el final
la pausa, el errático exilio de la estirpe
la lluvia eterna sobre las tierras innombrables
la soledad de tristes campos de olvidadas batallas.
En los senderos de un planeta muerto
anidaron los ciclos del devenir
acunando mares negros.

Atardeceres terribles colmaron mi espíritu de nostalgia
Aldebarán.

Este viaje de símbolos ya concluye su ira
inequívoca nema por siempre oculta
en los áureos cantos admonitorios
en el vértigo de la eternidad
sello atávico del clan solar.

Allí donde fuéramos arrastrados, padecimos
llevamos en nosotros la tara de la luz
el epitafio de los soles insurrectos
los fríos horizontes sin final
saña de manos asesinas.

¡Míralos! pueblos desterrados en el viento de las eras
Aldebarán.

Y sufro esta búsqueda de esferas y caminos
añoro el retorno al templo de los orígenes
el ansia voraz de una tierra virgen, núbil
para colmarla de ríos, poemas, bosques
para labrar mí tedio en sus espasmos
para arrancar la vida a sus entrañas
y luego, muerta, volverla a poseer.

Atardeceres terribles colmaron mi tristeza de futuros
Aldebarán.

El ciclo inútil de los dragones tristes
tormentas de mares primordiales
crearlos de la nada tomó eones.
Esta es la venganza del soplo original
impaciencias, crípticas premuras
la angustia de los tiempos.

Y al final, cuando encontramos planetas habitables
estábamos tan cansados de los viajes sin retorno
tan irremediablemente derrotados por la osadía
que las leyendas que nacieron de nuestros ecos
solo serían eólicas cárceles, templos rotos
trenas del dolor, la mentira y la muerte.

¿No es acaso esta creación, el más terrible de los legados?
Aldebarán.

Tanto dolor vertimos en los mundos, tanta negra rabia
indolentes, asesinamos a la Madre que los protegía
sus dioses melancólicos, cantan débiles, huidos
en atardeceres invisibles de soledades atávicas
los últimos tiempos, los siglos ya olvidados
los grises finales, en sus ocasos inertes.
Somos nosotros, los últimos errantes
poetas del gnomon, viajeros de la esfera
evocadores de la vieja herencia del dolor
del castigo, la vieja culpa y su estigma silente.

Terribles castigos nos aguardan en el tiempo.
Terribles crepúsculos colmarán nuestros silencios.

Solitario será el retorno del sol hacia la nada
Aldebarán.

(Tomado del libro: Aldebarán. el vértigo de la eternidad. Gorka Lasa.
Editorial Universidad de las Américas, Poesía, Panamá 2018)


DESPUÉS DE LA TORMENTA

He quedado en silencio después de la tormenta

híbrido azul
de lágrimas y mundos.

El grito habitó la entraña de su hielo
la hora naufraga fecunda
en su constancia de hambre
estrellas y abismos.
Templo lunar que aflora del destierro
para luego volver al vacío
recurrente savia ardiente
del antiguo árbol que crece perdido.
Que el espíritu reconozca su símil.
El fuego es incapaz de ser mentira.

El que vuela está siempre

más allá de las palabras.

El que espera no está nunca

simulando lo que añora.

En este desierto de lotos y espinas

altar de dioses olvidados.

La cuna de lo invicto

la fase que permuta.

La estrella que se priva

el canto de sus lunas.

El tiempo es solo tiempo

lo eterno es solo eterno.

¿Dónde está aquel lamento que otrora devino en nueva espiga?
La lluvia, el invierno
¿Qué traen en su cadencia?
¿Promesas de vientre y precipicio?
Mi alma navega desde siempre
pero naufraga de siglos.

¿Cómo unir el dolor a la roca y el grito?
¿Qué ruta yace yerma en su emboscada?
¿Qué errante yace muerto en el eco de su angustia?

Invisible,

la llaga de la memoria

Inadvertida

la carroza de fuego.

Pero el hombre recuerda el lejano horizonte
eterno se hace templo
infinito, se torna en muerte.

Nada sabe del martirio
siempre de raíz
muriendo
nada sabe de su rumbo
en la noche
himno perpetuo.

Luz refractada
la caricia de lo amargo
la turba de lo injusto en su sordina
el refugio de lianas y mendigos

La batalla de los mundos

mi morada.

Un tronar distante se avecina
pleno de bengala y horizonte.

Nimio testigo de un pacto de pan
ansia de clave y entropía
de una llaga de Luz
el Sol, en lo sangrante.

Y aunque quede sin semillas
el barro en nueva tierra
también alucina de sequía
el fruto que no sabe de su otoño.

Esto es lo real
esto es lo que aun arde
esta es la Luz que ciega tu vergüenza.

Aquí está aquello que persiste en su osadía

irrefutable centro
reino de la nada.

Con el brazo atisbo lo doliente

a mi modo
desisto de lo vano.

He quedado en silencio después de la tormenta

híbrido azul
de lágrimas y mundos.

(Tomado del libro: El equilibrio de los hemisferios. Gorka Lasa.
Ediciones FiatLux, Poesía, Panamá 2013)


LÁGRIMA SOLAR
¿Qué Ión ha perecido en la lágrima solar de mi tristeza?
¿Qué fue de aquel fluido ocre y perfumado de Dios?

Aquella sagrada oquedad sin forma
después de arder en el fuego eterno.

En íntimo secreto el símbolo nace

danza del intento
vuelo salvaje
noche mágica
marca equinoccial.

Galáctico equilibrio de los hemisferios
único templo de lo harmónico

centinela de mi dolor.

Alzamos nuestro grito en la oscuridad de lo estelar
definimos con fuego los inmóviles círculos

las claves que derrotaron al tiempo.

Creo haber existido por eones en este cúmulo lejano

después del ritual
estalló mi alma
supernova.

Lúcida vastedad de la que bebió

lejano y peregrino
mi espíritu indomable.

Solo por Amor he tomado esta ruta

solo por compasión
arde en mí la tarde.

(Tomado del libro: El equilibrio de los hemisferios. Gorka Lasa.
Ediciones FiatLux, Poesía, Panamá 2013)

 

 


Fotografía: Pascual Borzelli

GORKA LASA (Panamá 1972) Escritor, poeta, artista visual. Ha publicado más de seis libros de poesía y cuento. Y forma parte de numerosas antologías, selecciones y volúmenes colectivos. Estudió ciencias del comportamiento humano, luego creación y teoría literaria, con posteriores estudios de simbología, mitología y antropología. Su trabajo figura en publicaciones literarias internacionales y páginas especializadas de Internet. Su obra ha sido traducida al inglés, francés, portugués, rumano y ruso. Ha sido jurado en certámenes poéticos nacionales, recibido premios y reconocimientos e invitado a representar a Panamá en festivales poéticos y congresos literarios internacionales. Para conocer más del autor y su obra visita: www.gorkalasa.com


 

Leave a Comment

Categorías