INGRÁVIDO | LEÓN CUEVAS


EL HACKER

A Itzamar

Tiene una cara para distinta ocasión
de dudas, andrógina y trasluz
terriblemente pasajera,
el hacker tras la pantalla
justifica al fuego
en sus células trae los versos
más apócrifos de la ley
en su voz manipulada
trae la verdad
un aliento binario
para datos errados,
el hacker trae la llave
a los rollos del Mar Muerto
a nuevas Kavalas,
y con urgencia lo busca la Interpol
la CIA, la Marina
lo busca el Vaticano
la ley tortura personas
para encontrarlo
y este frente a sus narices
se vuelve microscópico
tan pequeño y omnipotente
pincha su dedo
para que una gota de sangre
alborote el hambre
de las voces
MINORITARIAS
que en millones se multiplican
reproduciendo a la minoría en voces
el hacker es canto y es luz
una luz tan fuerte
que fue la única luz
que apagó a la Casa Blanca…


EL MUSEO

Una cría única
de una especie en extinción
visita de día un museo
abre en cada biósfera
una pantalla al vacío
se desliza sobre-
-los huesos de un macrosaurio
excava para desenterrar-
-mariposas de obsidiana
prueba los sonidos de un pantano
juega entre estatuas de la taiga
y observa un exo planeta-
-desde una maqueta del Sahara
la camada es tundra y un acuario,
su madre lo observa,
de atmósfera a gravedad
y como juega entre enzimas-
-de gaviotas botánicas.
La madre sabe que el cachorro
una nomenclatura
magnética, acústica y nostálgica
es a lo que pronto va a afrontar…


INGRÁVIDO

Alguien me observa mientras duermo

en la gravedad

de epístolas eléctricas

entre el confort

la sinfonía callada

ingrávida y tensa

alguien me observa

soñando en portugués

desequilibrado

andando en una cuerda de espejos

en andares de saxofones y piel

encontrándote

donde menos lo espere

entre el humo sonoro

cortándome las ideas

mordiéndome tu aliento

                        alguien me observa

 desnudo y etéreo

incómodo entre nubes

materializándome

como todo ser imaginario

tan sólido

                                                me observa

silencioso y fijo en mí

su presencia escondida

entre los párpados de la noche

me observará hasta que despierte

asechando

ese, ese infame quien me observa; soy yo.


LEÓN CUEVAS. Licenciado en Artes Visuales, egresado de la Escuela de Escritores de SOGEM y concluyendo la Maestría en Apreciación y Creación Literaria en Casa Lamm. Considera que hacer poesía es una nueva manera de seguir pintando. Su adicción a la música y al séptimo arte lo llevó a publicar notas sobre rock, cine, literatura y poesía en distintas columnas. Perteneció al equipo de Sayyeah.tv para cubrir reportajes sobre conciertos, estrenos del cine y entrevistó al asistente de dirección en la película ROMA, de Alfonso Cuarón. Es Ilustrador y coautor de la novela Trampas, de Agustín Cadena. Es autor de la obra teatral Las seis muertes de Ofelia. Autor también del libro Sal de alacrán, publicado en Ediciones Periféricas. Pertenece al colectivo Tinta Verde, colectivo de poetas que conoció en Casa Lamm.


 

Leave a Comment

Categorías