MARCHA | JAVIER MARRUGO

13 Vistas

MARCHA

A los que por miedo no fueron a la marcha.
Los que pese al miedo cayeron en la marcha.
Será que todo está perdido, en esta vida necia
de lujos y fantasías, de razones y sin razones.

Todo está muriendo,
una voz de ultramundo me advierte
la vecindad del silencio.
Hasta la memoria se borra y el grito queda mudo.

Aun respiro….
pero en las manos tengo cada vez menos días
y un dolor grande por todas las alegrías fenecidas.
Siento como que si todos los míos se cansaron de esperar
y en las aceras los mata el sol, como hormigas arriando
un dolor que pica.

Del desamor ya estamos llenos
pero el amor reclama su nueva canción.

Otros continuamos en la marcha
como en pos de una conquista o solo es una fuga…
Dejamos atrás un sendero muerto…
El último recurso que quizás nos queda
sea ir en busca de Dios… Y si volvemos,
si nos regresan en otro nombre, en otra piel
con una voz nueva y otra esperanza para estreno.

¿Será que fuimos salvados?


TODO ESTA MURIENDO

Ya todo está muriendo.
Me apresuro al próximo abrazo
Porque presiento quedarme sin amigos.
Unos por que cambiaron de acera
otros por que dejan de respirar…

Todos están muriendo
Los que piensan diferente porque los persiguen.
Los de verdades ficticias
porque se alejan con sus dogmas a su mundo perfecto.
A ellos al menos los salva Dios.

Todo está muriendo:
Lo que no piensan, lo que piensan menos
O los que piensan torcido…
Los que nunca pensaron.
Los que respiran hartos de miedo
Los que trafican mentiras.
Los que ríen ebrios.
Los que cantaron la última canción.

Todos están saliendo del cuadro:
Los que muren por amor.
Los que no lograron escapar de una deuda.

Todos están muertos o próximos al silencio
Peor algunos que anduvieron estos días
pero nunca nacieron…


BARRANQUILLA

Uno a veces se cansa de todo…
del elogio de los amigos
de la indiferencia de los familiares
imbuidos ellos en sus propios remolinos.

Uno se cansa de los amores como billetes falsos.
De las promesas que el tiempo guardó inútilmente.
Uno se cansa de seguir la esperanza
de ir por ahí pensando en voz alta e indagando verdades
que al mínimo rose se rompen como espejos…

Ya es un hecho común experimentar el gran vacío
dentro de una ciudad llena de gritos o susurros
como detenido en una esfera
como un tigre herido por las rayas del tiempo.

Heredero de las sombras de viejos robles y almendros.
como si de esta historia de mar y rio uno no naciera.

Uno a veces camina solitario
la ciudad que uno puede recorrer con los ojos cerrados
e ir por ella como dentro de un oscuro laberinto.
Como salido de un sueño, sombra invisible,
uno no es tendido para nada en cuenta.

Días en que nadie nota nuestra presencia
ni reseña nuestros pasos…
He circulado un día entero la urbe
y no he tropezado con un solo saludo
Una cara conocida, menos un gesto amigo
Como si todos ya hubieran mudado de tiempo
o una mano fuerte y gigante los hubiera borrado del paisaje
como muñequitos de pasta.
Como si la ciudad ya no me perteneciera ni yo existiera.
Pero me cubro en la esquina donde a grito reclamo mi cerveza…
aunque toda la ciudad altere sus señales para extraviarme
Una mujer como la tabla y el rio al tiempo
Otra vez vuelve y me salva.


Del poemario en preparación
Los espejos del Caos.


JAVIER MARRUGO VARGAS (Cartagena, junio 6 de 1958) Poeta y narrador. En 1985 Finalista del concurso Nacional de Poesía Organizado por la revista ARACATACA; en 1998 ganador del segundo Concurso Nacional Metropolitano de poesía, convocado por la universidad Metropolitana de Barranquilla. En 2013 ganador del portafolio de estímulos con el poemario Biografía de Ciudad. Ha publicado los siguientes libros: Los intranquilos sueños de la espera, (2000) Poemas de los otros regresos,(2013) Las cuentas del afecto. (2010) Taller de amor, (2014) Biografía de ciudad.(2019)Desde sus primeros años reside y sobrevive en Barranquilla con su vocación de autodidacta empedernido. Director del proyecto editorial PUERTO ARENA EDITORES.


Leave a Comment

Categorías