EN BUSCA DE UNA PAUSA (SELECCIÓN) | JUAN CARLOS ABRIL


UN MODERNO DRAGÓN

mistery train
SONIC YOUTH

Nadie comprende la noche
y nada puede atravesarla
excepto tú
con este poema entre las manos.

Un tren es un dragón que grita en la oscuridad.
Al deslizar su cola esparce chispas
y perfora las sombras con su ojo amarillo.

La tierra tiembla cuando pasa…

Deja fragmentos o significados
para quien tenga una inquietud
y los recoja, deja
constelaciones de ciudades
en fuga: tu destino.

Carácter es destino
y una promesa íntima: no cambies.

No sé de dónde vengo,
tampoco dónde voy… pero ¿qué importa?
Quien sienta miedo nunca entrará en la leyenda.

Por eso vivo con el mito
de la amistad
atravesando la frontera
de esta página. Y aunque hoy esté
solo
me conmueve el abrazo que me aguarda
tras este largo viaje hacia el vacío.

Da igual si no te esperan
en un andén.

Yo seguiré

luchando
por la amistad, como una máquina,
a pesar de que el hombre,
como un animal fabuloso,
siempre muerda su propio límite,
y la melancolía nos deje
esta lágrima extraña
que llamamos historia.

Tren misterioso
por el camino
de este poema.

Tren misterioso hacia tu corazón.


LOS ÚLTIMOS DÍAS

Mount Pleasant Road

Musgo que lames los capítulos
interiores, igual que los últimos días
de tu melena asiática
en el reencuentro con la lluvia
de Albión.

Musgo o memoria

de aquel espejo entre interrogaciones
donde vacié mi vida, en su pantalla
obscena, ya al final
de mi tristeza adolescente.
De sus raíces dionisiacas
nacieron los colmillos
recortados
de la necesidad.

Medusa,

tú sabes que me abandoné,
para alcanzar, con tus palabras bífidas,
tu voz, asimilando
mis gruñidos
al privilegio del futuro.

¡Fuiste un feliz felino!
tú, que te alimentabas de algodones,
de ideas inocentes y de imágenes
libres,

tú, frente a mí, en un duelo

de signos desnudos, encadenados,
como desobedientes nubes verdes
y grietas de melancolía.
Pero no quiero recordarme
en nuestra soledad rodeados,
el rostro vuelto,
desconfiando de la primavera:
bajo estratos calizos
y columnas de humo,
dolor,

no quiero pronunciarte,

si desde el monte del placer
forjé tu nombre en la leyenda.
Forjé tu nombre
en el paisaje de mi historia.


VIVIR AQUÍ

No podía dormirme, oía
como asuntos pendientes, diálogos
entre sonidos y colores,
asociaciones de palabras
acercándose,
avanzando hacia mí.

La secuencia ya había comenzado
y les guiaba un extraño deseo
realizador, en los orígenes
de las mitologías
en legítima defensa,
desmintiéndose
cuando lo imaginario y lo simbólico
no se comprenden, no
coinciden, no
se corresponden entre sí.

Me gustaba perderme y encontrarme
con un libro en las manos.

No había tiempo para el tiempo
desencadenado apenas
en el riesgo de descubrir
la realidad, la verdadera,
mostrando sus encías
de recuerdos encubridores,
la argolla
de esa única oportunidad
que es la esperanza.

Donde habita

la voluntad hay un camino,
afecta a la mirada
a otra escala,
se superponen las imágenes,
y me olvidaba de dormir.

Entonces
tuya es la soledad, tuyo el secreto:
me veía a mí mismo por el ojo
de la cerradura, testigo
de esa larga cadena
de los inconformistas
sabios, de unos itinerantes labios
camuflados en el arrabal,
y poseía la poesía.

Nada es lo que parece
y allí se alojan las sospechas
del entusiasmo
con sus recodos expresivos,
la lentitud
en estilo indirecto libre,
la claridad de los pasos que has dado.

Sí, mis pasos sembrad, id lejos.

Recuerdo las severas horas
de la autocrítica
y las perforaciones
de una conciencia que repite
ese estribillo
que piensa en alguien que en ti piensa.

Ya no tienen semblante los significados,
pero no llegarán a tu futuro
sin descomposiciones,
en ruta
y en un exceso de confianza,
porque la perfección
exige más que voluntad, memoria.

Hoy debe ser el día de los rodeos.

Por eso
ahí va mi insomnio
cargado de anticipaciones,
su representación
y su lectura desde el nudo mismo
para vivir aquí.

 


Del libro: En busca de una pausa, 2018.


Juan Carlos Abril (Los Villares, Jaén, España, 1974) Professor of Spanish Literature at Universidad de Granada. He has published the following poetry books: Un intruso nos somete (1997), El laberinto azul (2001), Crisis (2007), and En busca de una pausa (2018). His complete poetic work appeared in Mexico and Costa Rica. Among his edited anthologies is Deshabitados (2008). He has translated Pasolini, Marinetti, Salgari into Spanish, and edited several Spanish and Spanish American authors. As a literary scholar he has published: Lecturas de oro. Un panorama de la poesía española (2014), El habitante de su palabra. La poesía de José Manuel Caballero Bonald (2018), and Panorama para leer. Un diagnóstico de la poesía española (2020). Editor of the poetry journal Paraíso in Spain.


CURADOR INVITADO:

Luis Correa-DíazMiembro Correspondiente de la Academia Chilena de la Lengua, poeta y profesor de Digital Humanities y Human Rights en la University of Georgia-USA. Autor de varios libros y artículos críticos. Últimamente destacan: a) “Muestrario de poesía digital latinoamericana” para AErea, Revista Hispanoamericana de Poesía (2016); c) “Poesía e imagen” (2018), b) el e-book colectivo Poesía y poéticas digitales/electrónicas/tecnos/New-Media en América Latina: Definiciones y exploraciones (2016), c) La futuridad absoluta de Vicente Huidobro (2018), d) Novissima verba: huellas digitales/cibernéticas en la poesía latinoamericana (2019). Sus poemarios son: metaverse (venidero), ingeniería solar (venidero), … del amor hermoso (2019), impresos en 3D (2018), clickable poem@s (2016), Cosmological Me (2010 y 2017), Mester de soltería (2006 y 2008), Diario de un poeta recién divorciado (2005). Miembro del comité editorial de diversas revistas profesionales europeas, latinoamericanas y estadounidenses. Profesor visitante en: State University of New York –Albany; Instituto Iberoamericano -Berlín, Gemany; Pontificia Universidad Católica de Chile; University of Liverpool, England; Universidad de Playa Ancha, Valparaíso, Chile. http://www.rom.uga.edu/directory/luis-correa-diaz-0http://www.letras.mysite.com/archivocorreadiaz.htm


 

Leave a Comment

Categorías