LAS PROMESAS DEL DÍA | ESTEBAN MOORE

LAS  PROMESAS DEL DÍA
La ciudad despierta a los monótonos acordes
                      /de una música mecánica, motores y metal
                                                       en movimiento
El sol ilumina el firmamento turbio -su dilatada paleta de grises
las vaporosas formaciones de combustible quemado
el aire fétido, agrio, ácido
                                   se acompaña
del humo oscuro de los incendiados basurales a cielo abierto
                                                                 /que flota letal desde el sur
 
La radio entre cantantes latinos / rock chabón
                                   y cumbia
críticos travestidos, historias de sexo, secretos de alcoba, drogas, crímenes,
la vida íntima de los jugadores de fútbol
                   los implantes mamarios
                            de las vedettes -las botineras –las estrellitas de turno
transmite las últimas noticias -argumentos políticos–visiones del mundo
horneadas en beneficio propio en la cocina
                                    /de los ‘saberes convencionales’ –q.v.:J.K. Galbraith-
concebidas por los propietarios de vidas y hacienda
quienes tensan los hilos que guían a sus marionetas parlantes
 
La ciudad ya se entrega a la soledad de la multitud,
en las calles -restos de comida
                                         -botellas
                                         -basura
el penetrante olor de la orina, de la mierda
/tan humanas
 
 
HISTORIA
 
                                                        Cómo placen a los héroes los caballos
                                                                                           Juan Manuel Roca
 
Qué decir de los repetidos monumentos ecuestres
            Qué de esos hombres siempre bien montados
que con arrogancia ocupan parques y paseos de la ciudad
Ambicionando qué
desde su afectada postura en trabajado metal
 
Qué decir de esas inalterables figuras de bronce
           triunfo de aquellos que con ardiente empeño anhelan evocar
                                                       /jornadas de incierta gloria
Qué decir de esos jinetes envarados
                      cabalgando siempre corceles de brío
-congelado metal en el tiempo- que en vana pretensión levantan
                                                                                     /una de sus patas
o ensayan un suave corcovo o se aferran con todas sus extremidades
                            /a ilusorios campos de batalla
 
Qué decir
                  de ese general uniformado a la europea
                                comandante de gauchos desarrapados
quien con altiva insolencia levanta su brazo derecho
                                                 la mano abierta
                     los dedos extendidos en señal de qué
                                                            -carga o retirada-
sujetando decidido las riendas de una bestia majestuosa
                             – fabuloso semental
                                                    de parada indómita
allí en las alturas de un imponente pedestal
                                               recubierto en granito rosado
erigido sobre un basamento escalonado -de proporciones descomunales
                                 delante del cual los jóvenes que pasan
rinden su mirada ante los pechos conmovedores de esa muchacha
                                  /que sentada allí con la blusa desabrochada
se aprovecha de la tibieza de este sol de septiembre
                                                    / que precoz anuncia el verano
 
 
EVOCACIONES
                                                        “Fuimos un balcón al frente
                                                        de un inquilinato en ruinas”
                                                                            Alfredo Zitarrosa
 
Quién fue el que dijo: “tan pronto tengamos el objeto/
frente a nuestros ojos,/ y en nuestros corazones/ el oído
atento a la palabra/ el pensamiento habrá de prosperar.”
 
El tiempo ha apagado aquella infinita sed de ilusiones
de los sueños sólo nos quedan amontonados escombros
de las grandes esperanzas, la cascarilla, el revoque caído
 
Despojos, residuos, las vigas desnudas
                        /de una estructura inconclusa
En un mundo que los feroces vientos de la historia
han reducido al tamaño de la pantalla de tu televisor
el ruiseñor, Rubén, que habitara tu canción profana
ya nunca podrá ser, en la mañana, una alondra de luz
 
LEOPOLDO LUGONES (1871-1938)
 
La decisión está tomada -no habrá vuelta atrás
el camino es de vía única
                             aquí           -tu vacío
           en el horizonte ———–lo desconocido
 
De nada vale – habrás pensado- aferrarse a la vida
si los sueños -como el amor en su obstinación
                            te niegan su recompensa
 
Romperás entonces la ampolla de cianuro
vaciarás su contenido en tu boca
seguidamente beberás un whisky bien servido
Cumplido este definitivo ritual
te recostarás en la cama observando el cielo raso
Es la mano final
ya tiraste tus últimas cartas sobre el paño verde
de esa imaginaria mesa de juego en la cual siempre apostaste
                                                                                     /a todo o nada
 
Ahora nunca llegarás a saber que un todavía joven poeta
que te supo brindar su saludo —su respeto
dirá con el tiempo -sin perder la compostura
ni la sostenida sonrisa chúcara o el insidioso tono de voz
que el método elegido para concluir tu padecimiento espiritual
               -‘es sólo digno de sirvientas
                                                    o meretrices’-
 
Otros hablarán de la apurada nota de despedida
                                     /que dejaste al borde de la cama
mencionarán algún error de ortografía
buscarán en las tachaduras y enmiendas
                                                 /explicar lo imposible
 
Ya no los escucharás cuando al amparo de opiniones ajenas
ante un público sediento de mórbidos detalles
sostengan que tu vida careció del dramatismo -de ese
                                                          / tu acto final
 
 
 
A RUMBO ABIERTO
 
Anduve la tendida llanura de la cuenca del Salado
sus rutas -sus caminos -sus canales hinchados de agua
Dormí bajo estrellas y lunas envueltas en bruma
En el valle del Río Negro me obsequiaron manzanas
                                          /del tamaño de una calabaza
Apagué mi sed en las heladas aguas del Ñiriguau
Todo esto recuerdo hoy aquí a la ribera del Paraná
y también
los gemidos de un moribundo en un hospital de campaña
la furia del viento en los grandes eucaliptos
el brillo ardiente de aquellos ojos claros
Todo esto recuerdo mientras observo los buques
                       /que navegan lentos contra la corriente
y celebro en silencio:
el buen sol – la brisa suave -el vino fresco
                                                                        -la palabra mar

 


 

Esteban Moore (Buenos Aires, 1952). Poeta, ensayista y traductor. Autor de una decena de libros de poesía y varios volúmenes de poesía en traducción del inglés al castellano de distintos  autores contemporáneos en lengua inglesa. Colabora con revistas y diarios del exterior y sus ensayos han sido reunidos en libro. Ha obtenido becas del Fondo Nacional de las Artes y su obra ha recibido diversas distinciones entre ellas la Orden Alejo Zuloaga, otorgada por la Universidad de Carabobo, Valencia Venezuela.

En poesía ha publicado: La noche en llamas (Buenos Aires,1982); Providencia terrenal (Buenos Aires,1983); Con Bogey en Casablanca (Buenos Aires, 1987); Poemas 1982-1987 (Buenos Aires,1988); Tiempos que van (Plus Ultra, Buenos Aires,1994); Instantáneas de fin de siglo (Graffiti, Montevideo, Uruguay, 1999, mención Honorífica Premio Municipal de Buenos Aires); Partes Mínimas (Editorial Martín, Mar del Plata, Argentina, 1999); Partes Mínimas y otros poemas (Buenos Aires, 2003, segundo  premio de poesía, Fondo Nacional de las Artes); Antología poética (Buenos Aires, 2004, Colección Poetas Argentinos Contemporáneos, Fondo Nacional de las Artes),  Partes Mínimas -uno/dos- (Alción, Córdoba, Argentina, 2006); El avión negro y otros poemas (Buenos Aires, 2007, Fondo Metropolitano de las Artes y las Ciencias), Veinte años no son nada (Alción, Córdoba, Argentina, 2010),  Pruebas al canto (Textos de cartón, Córdoba, Argentina, 2012), Poemas -1982-2007- (Alción, Córdoba, Argentina, 2015)

Ha realizado la traducción de diversos autores de lengua inglesa: Lawrence Ferlinghetti, América desierta y otros poemas, Colección de Obras Representativas de la UNESCO (Ediciones Graffiti/Unesco, Montevideo Uruguay, 1996); James Laughlin, Los poemas de amor, (Mar del Plata, Argentina, 2001); Craig Czury, Tecnología Norteamericana y otros poemas (Buenos Aires, 2003); Charles Bukowsky, Una de las más ardientes y otros poemas (México,2004);  Lawrence Ferlinghetti, Los Blues de la procreación y otros poemas ( Córdoba, Argentina, 2005); Sam Hamill, Ojos bien abiertos y otros poemas, (Valencia Venezuela, 2006); Jack Kerouac,  Buda y otros poemas (Córdoba, Argentina,2008); John F. Deane, Lejano país y otros poemas (Córdoba, Argentina, 2011); Sam Hamill, Un canto Pisano (Córdoba, Argentina, 2011); Allen Ginsberg, Aullido y otros poemas (Córdoba, Argentina, 2012); Charles Bukowsky, Una de las más ardientes y otros poemas (Córdoba, Argentina, 2012), Raymond Carver, Vos no sabés qué es el amor y otros poemas (Córdoba, Argentina, 2015), Gregory Corso, Querido Villon y otros poemas (Córdoba, 2016),  Lawrence Ferlinghetti, La poesía como un arte insurgente (Córdoba, 2018).

 

Leave a Comment

Categorías