DOS POEMAS DE LILY ESKELSEN-GARCÍA | TRADUCCIÓN POR AGUSTÍN GARCÍA DELGADO


Nota introductoria  y traducciones por Agustín García Delgado  

Lily Eskelsen García (nacida el 1º de mayo de 1955) es una profesora norteamericana y líder del sindicato más numeroso de Estados Unidos, la Asociación Nacional de Educación (NEA, por sus siglas en inglés). Esta unión cuenta con más de 3 millones de miembros. Fue su presidenta de 2014 a 2020, luego de una larga carrera dentro de la Asociación, donde comenzó como encargada de una cafetería escolar. Pagó sus estudios en la Universidad de Utah mediante becas, préstamos escolares, y como cantante de música folklórica hasta obtener graduarse en educación primaria, obteniendo el título con magna cum laude. Más tarde obtuvo una maestría en tecnología educativa (instructional technology). En 1989, fue nombrada Maestra del Año del estado de Utah.

Ella fue la primera mujer latina en dirigir la NEA y es una de las educadoras hispanas más influyentes de Norteamérica. Ha dictado decenas de conferencias a lo largo del país, y se ha entrevistado con altos funcionarios de la política para tratar importantes asuntos relacionados con educación, toda vez que conoce de primera mano, como profesora de grupo que ha sido, la problemática y necesidades de la vida escolar, de los niños educandos.

Actualmente está casada con el artista gráfico y escritor mexicano Alberto García (Premio Chihuahua 2015), con quien escribió, en 2014, un libro: Rabble Rousers: Fearless Fighters for Social Justice.

Como mujer culta y conocedora del arte, Lily Eskelsen asume la poesía desde la sensibilidad de quien observa la propia vida y la convierte en poesía enunciada con ingenio y humor.

 


(Dos poemas de Lily Eskelsen-García traducciones de Agustín García Delgado)


6th Street Mall Anchorage Alaska Ladies Room

i came out of the stall surprised
to find the dark whiskered man disinfecting the sinks
and filling the liquid soap dispenser.
he nodded at me.
so i supposed it was alright
and washed my hands while he grabbed his wet mop.
i could tell
he was looking at my feet.
he spoke in that deep, flat monotone of the natives
and slowly serious said:
i like your shoes.
i giggled quick thank you.
he slow said:
are you a mexican?
i giggled no
but that my mother was from panama.
he said with concentrated thought:
mexicans like those shoes.
i giggled unthinking and said well
apparently so do panamanians.
he looked up at me and smiled a half toothed smile
and slurry said:
good to know.
we laughed
as he handed me a paper towel and returned
to his mop smiling still.
so see eskimos and panamanians
and men in the ladies’ room
can all get along just fine.
good to know


Baño de mujeres en el mall de la calle 6ª, Anchorage, Alaska

salí del cubículo sorprendida
de encontrar el rostro sombreado por la barba
del hombre que desinfectaba los lavabos
y llenaba los depósitos de jabón líquido.
me saludó con un ademán
así que supuse que todo estaba bien
y me lavé las manos mientras él sostenía su trapeador húmedo.
podría asegurar
que observaba mis pies.
habló con esa profunda, plana monotonía de los nativos
y dijo serio, lentamente:
me gustan tus zapatos.
con risa nerviosa dije un rápido “gracias”.
lento, él siguió:
¿eres mexicana?
no, dije con igual risa,
pero mi madre era de panamá.
respondió, con aire pensativo:
a las mexicanas les gusta ese calzado.
reí sin tacto y dije, bueno,
parece que también a las panameñas.
me miró, sonrió mostrando apenas los dientes,
y dijo con su voz pastosa:
es bueno saberlo.
ambos reímos
al tiempo que él me dio una toalla de papel y volvió
a su trapeador sin dejar de sonreír.
así que, mira, eskimales y panameñas
y hombres en el baño de mujeres
pueden llevarse todos bien.
es bueno saberlo.



If I ever die

My love, I am making a list I have entitled
“If I ever die”.

It’s a joke, this title.
My mother once said to me,
“If I ever die, I want you to have this…”

I don’t remember what she wanted to give me.
But I can’t forget the perky attitude
in that little word: If.

As If there were a Choice B.

And so, my dear,
I am making you a list of bank accounts
And electric bill online links
And credit cards numbers
And insurance passwords
And what day is garbage day
And when the property tax bill will come

Because I take care of these little things
these lazy days
Quite happily in retirement; grateful
Almost to be useful.
I would happily be first; grateful
Almost to leave you, my darling,
Selfishly sparing me the pain of losing you. So,
Unselfishly I am making you a list
So that you are not lost
If I ever die.

But, my love, if you ever die
I will need a list:
Of bad jokes to hear again
And again and again and again.
Make me a list of songs you sang in the shower
Like a naked audition for Mexico’s Got Talent.
I will need a list of places you wanted to see
And food you wanted to eat
And books you wanted to read
And make me a list of the molecular particles
In the human body and remind me
that matter is neither created nor destroyed
and that death is only the return to the dust of the Cosmos
From which we came
And necessary to the chemical process of recombining
Our mortal elements anew
And that something of a life continues through eternity,
When whatever made us us is over
And we become something else.

Then, we will both have our lists, my love,
And we will not be lost
if we ever die.

Si alguna vez muero

Mi amor, hago una lista que titulo
“Si alguna vez muero”.

Es una broma, este título.
Mi madre me dijo una vez,
“Si alguna vez muero, quiero que tengas esto…”

No recuerdo qué me quería dar,
pero no puedo olvidar el vívido acento
en esa palabrita: Si.

Como Si hubiera una Opción B.

Y por eso, querido,
te hago una lista de cuentas bancarias
y enlaces de facturas electrónicas en línea
y números de tarjetas de crédito
y códigos de seguros
y qué día pasa la basura
y cuándo llegará el recibo del Predial

Porque cuido de esas pequeñas cosas
en estos flojos días
bastante feliz en el retiro; agradecida
(casi) de ser útil
Sería feliz de ser la primera en irse, agradecida
(casi) de dejarte, cariño,
ahorrándome, egoísta, el dolor de perderte. Por ello,
generosa, hago una lista
para que no te sientas perdido
si alguna vez muero.

Pero, mi amor, si alguna vez tú mueres
me hará falta una lista:
de malos chistes para escucharlos de nuevo
y otra vez y otra vez y otra vez.
Hazme una lista de canciones que cantaste en la ducha
como una audición al desnudo de Mexico’s Got Talent.
Me hará falta una lista de lugares que querías ver
y comida que querías comer
y libros que querías leer.
Y hazme una lista de partículas atómicas
en el cuerpo humano y recuérdame
que la materia no se crea ni se destruye
y que la muerte es sólo el retorno al polvo cósmico
del cual venimos
y es necesaria para el proceso químico de recombinar

de nuevo nuestros elementos mortales
y que algo de la vida continuará por la eternidad
cuando lo que sea que hizo de nosotros
lo que somos haya terminado
y nos convirtamos en otra cosa.

Así, ambos tendremos nuestras listas
para no perdernos
si acaso morimos algún día.

 


Lily Eskelsen García nació como Lilia Laura Pace [2] el 1 de mayo de 1955 en Fort Hood, Texas . [3] Su padre estaba en el ejército de los Estados Unidos . Su madre es de Panamá . [4] Después de la secundaria, se casó con Ruel Eskelsen, con quien tuvo dos hijos antes de su muerte el 18 de marzo de 2011. [3] Eskelsen García comenzó su carrera como trabajadora de cafetería y luego como ayudante de un maestro de educación especial. . Por sugerencia de esta maestra, ella volvió a la escuela para obtener un título en magisterio. [5] Trabajó en la Universidad de Utahen becas, préstamos estudiantiles y como cantante de folk hambrienta, graduándose magna cum laude en educación primaria y luego obteniendo su maestría en tecnología educativa. Mas de su vida y obra en: https://en.wikipedia.org/wiki/Lily_Eskelsen_Garc%C3%ADa


 

Leave a Comment

Categorías