LO QUE FALTA POR DECIR | MARISOL BOHÓRQUEZ GODOY


LO QUE FALTA POR DECIR

Dije tantos te amo que jamás sentí
y contuve unos pocos
que de tanto callar
abrieron sin permiso mis labios

Me detuve mil veces
en los puntos suspensivos de un verso
para que no pudieras leer mi desnudez

Temo siempre los puntos finales
Yo prefiero la avaricia de la continuidad:
el misterio de lo que falta por decir


 

ANA-STESIA

Niña de corazón triste
nadie lo sabe
porque el vacío es solo nuestro:
un teatro donde los chismosos
aplauden la caída
¿Tú no lo ves niña?
Hay una llama que arde en tu mirada
—un fuego que une tus fragmentos—
para darle a la belleza un nuevo rostro


 

MATRIOSKA

Abre mi corazón en dos
descubre que soy yo misma
Hurga en el vacío
y al final de cada división
solo verás mi rostro

Mi vientre es leña seca
pero en el abismo
sigue buscando
escarba hasta lo más profundo de mí
Allí los mismos ojos
la misma sonrisa más pequeña
y más fuerte;
esa última pieza
que ya no podrá abrirse más

Une todos mis fragmentos
y oculta la mejor parte
al final de todas las posibilidades
Aguardaré tu retorno:
la sed de infinito
volverá a tus manos


LA CAÍDA DEL SOL

Eres el que se va siempre
como un atardecer
dejando el fuego ardiente en mis pupilas
y la oscuridad de tu ausencia
como la noche anticipada de mis días

Te llevaste todos nuestros planes
y los ocultaste al final del horizonte que nos divide
Ellos quisieran que fuéramos en su búsqueda
Ellos querrían ser reales
Pero quizás nosotros fuimos también un plan
que la mano de Dios dejó en su lista de pendientes

Aquí los pensamientos por ti
se acumulan como las moscas
sobre este saco de frutas
que rebano a diario
y mi cerebro descompuesto
aún insiste en perseguirte
bajo el incendio de una puesta de sol
aunque las sombras
intenten a su paso llevarse tu nombre
y a lo lejos tus párpados cansados
hayan diluido mi imagen
o el frío en tu cuerpo
se rinda en silencio
al calor de mis labios


 

DESPOJADOS

Abrimos las puertas del miedo
y cayeron las certezas
como polvo acumulado en los dinteles
Buscábamos señales
que descifren ausencias
y hallamos nuestras ruinas
besando la costumbre
Alguien nos buscará
en el lugar equivocado
Yo he mudado mi piel y soy el verso
que habita tu silencio
Dime si eres tú la palabra que grita
unida a este poema


MARISOL BOHÓRQUEZ GODOY (Santa María, Huila, Colombia, 1982). Poeta, pintora y traductora literaria, graduada en Ingeniería Industrial. Tiene una maestría en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana de la Universidad de Barcelona. Ha publicado los poemarios: La soledad de los espejos (Común Presencia Editores, 2016), Effetto Farfalla-Efecto mariposa (Rafaelli Editore, 2017); en coautoría con Gianni Darconza publicó Antipartículas-Antiparticelle (Higuera Editores, 2019),  y La forma del vuoto-La forma del vacío (LietoColle, 2019), poemario premiado como finalista del concurso “Europa in versi” 2020. Su poesía ha sido traducida en su totalidad al italiano y parcialmente a más de siete idiomas, y ha aparecido en múltiples antologías y revistas nacionales e internacionales.

Como traductora ha traducido poemas de más de cincuenta autores italianos contemporáneos, además de algunos poetas de habla inglesa. Parte de su labor como traductora está compilada en el volumen Cuaderno de traducción: veinte voces de la poesía italiana contemporánea (1949-2001), obra publicada por la colección Anverso en Bogotá, 2021.


Reside en Estados Unidos. Hace parte de la redacción de Inverso – Periódico virtual de poesía italiano. Fundó y dirige la Revista Electrónica de Literatura y Arte Vuela Palabra (www.vuelapalabra.com).

Leave a Comment

Categorías