NO APTA PARA SEÑORITAS | TERESA WILMS MONTT



 

Soy Teresa Wilms Montt
y aunque nací cien años antes que tú,
mi vida no fue tan distinta a la tuya.
Yo también tuve el privilegio de ser mujer.
Es difícil ser mujer en este mundo.
Tú lo sabes mejor que nadie.
Viví intensamente cada respiro y cada instante de mi vida.
Destilé mujer.
Trataron de reprimirme, pero no pudieron conmigo.
Cuando me dieron la espalda, yo di la cara.
Cuando me dejaron sola, di compañía.
Cuando quisieron matarme, di vida.
Cuando quisieron encerrarme, busqué libertad.
Cuando me amaban sin amor, yo di más amor.
Cuando trataron de callarme, grité.
Cuando me golpearon, contesté.
Fui crucificada, muerta y sepultada,
por mi familia y la sociedad.
Nací cien años antes que tú
sin embargo te veo igual a mí.
Soy Teresa Wilms Montt,
y no soy apta para señoritas.

 


 

BELZEBU
Mi alma, celeste columna de humo, se eleva hacia
la bóveda azul.
Levantados en imploración mis brazos, forman la puerta
de alabastro de un templo.
Mis ojos extáticos, fijos en el misterio, son dos lámparas
de zafiro en cuyo fondo arde el amor divino.
Una sombra pasa eclipsando mi oración, es una sombra
de oro empenachado de llamas alocadas.
Sombra hermosa que sonríe oblicua, acariciando los sedosos
bucles de larga cabellera luminosa.
Es una sombra que mira con un mirar de abismo,
en cuyo borde se abren flores rojas de pecado.
Se llama Belzebuth, me lo ha susurrado en la cavidad
de la oreja, produciéndome calor y frío.
Se han helado mis labios.
Mi corazón se ha vuelto rojo de rubí y un ardor de fragua
me quema el pecho.
Belzebuth. Ha pasado Belzebuth, desviando mi oración
azul hacia la negrura aterciopelada de su alma rebelde.
Los pilares de mis brazos se han vuelto humanos, pierden
su forma vertical, extendiéndose con temblores de pasión.
Las lámparas de mis ojos destellan fulgores verdes encendidos
de amor, culpables y queriendo ofrecerse a Dios; siguen
ansiosos la sombra de oro envuelta en el torbellino refulgente
de fuego eterno.
Belzebuth, arcángel del mal, por qué turbar el alma
que se torna a Dios, el alma que había olvidado las fantásticas
bellezas del pecado original.
Belzebuth, mi novio, mi perdición…

 


 

Se ahogó mi risa en el espejo.
Largo crujido siniestro lanzó a la noche el cristal de plata.
Una, dos… calló la hora, metal frío de planeta en la rigidez del páramo.
Epiléptica de calentura la luna se dio a los balcones.
Y el cadáver de mi risa es una esmeralda blanda que al deshacerse vuelve en la superficie argollas y cruces brillantes.

 

 



 

María Teresa de las Mercedes Wilms Montt, escritora nacida el 8 de septiembre de 1893 en la ciudad de Viña del Mar, Chile. Considerada una precursora feminista, y de adhesión anarquista. Teresa  pese a los avatares de su vida familiar y personal logró avanzar dentro de  una escritura propia e intimista. En 1917 publicó sus dos primeros libros en la ciudad de Buenos Aires, ciudad que la acoge tras salir de manera intempestiva de su país de origen, allí  su ópera prima, Inquietudes sentimentales, conjunto de cincuenta poemas con rasgos surrealistas y  su segunda obra, Los tres cantos, trabajo en el que exploró el erotismo y la espiritualidad. son recibidas con gran  éxito.  Teresa nómada sensible, andante de una vida de rupturas y de señalamientos  en  su vida familiar y privada, entrará en una profunda crisis, y tras consumir una fuerte dosis de Veronal fallece el 24 de diciembre de 1921 en París tras una larga agonía. Tenía 28 años. En las últimas páginas de su diario, escribió: “Morir, después de haber sentido todo y no ser nada…”.

Leave a Comment

Categorías