ORACIONES DE UNA SANTA | ALEX MARTÍNEZ

ALEX MARTíNEZ

CARCAJADA
Si sonreír fuese
edificar en lo inmediato
un habitáculo para el cadáver ilusorio
de una queja
sería una impureza de mi parte
no aceptar
que en la palpitación de mi locura
hallo en mi interior
la beatitud de todo un cementerio


HE DEJADO EL CUARTO PREPARADO
PARA CUANDO NUNCA LLEGUES

Despierto con el espíritu agotado
de tanto sufrir en pesadillas
pero la realidad no es un consuelo
así que me despierto indiferente…
El orgullo secó a mi voluntad
y ya no tengo fuerzas de buscarte
Sin embargo
las potencias que me restan
me suplican un contacto con tu cuerpo…
Entonces
espero tu llegada
en la cama como los enfermos
en los bares como los borrachos
en la calle como los mendigos…
Pero nunca llegas
No apareces
Y entiendo que el orgullo
también te crucifica
y que Dios nos tiene abandonados…
Yo
jamás conté los días
pero al fin te vi con otro
y aunque aún no me acostumbro
me despierto indiferente
con la extraña sensación
de que nunca
se acabó la pesadilla


ORACIONES DE UNA SANTA
Señor

que ya no puedes detener
las caricias de los hombres
permíteme tranquilamente
hace de mi cuerpo
un regocijo para los inmundos
pues yo me compadezco
de los incapaces
Yo sé lo que es tocar a un hombre
¡Señor!
Pero tú me haces pensar
que un hombre no debería morir
sin tocar a una mujer
Así que deja que vengan a mí
y se purifiquen en mi rostro
que ya no se sonroja
Tú me castigaste
¡Señor!
Haciéndome una fuente de deseo
así que guardo entre mis piernas
la golpiza de tus ángeles
y tal vez sea mis gritos
una música de amor
que prometiste a los obreros


Colombia (1989) Compositor y cantante. Perteneciente al colectivo Escombros literarios y escombrista, término utilizado para alejarme del título de “poeta”. Imagen y publicidad de la revista Escombros literarios.

Categorías