SIN NAVAJA BAJO EL PONCHO | PACO BENAVIDES


El Centro Editorial La Castalia de Venezuela y Ediciones de la Línea Imaginaria de Ecuador, presentan la Colección Homenajes de su biblioteca digital ALFABETO DEL MUNDO: un reconocimiento a la vida y obra de los poetas y escritores que nos legaron el testimonio de su incesante trabajo, de su valioso esfuerzo y de su impulso vital para las nuevas generaciones y la tradición de la poesía que está en permanente cambio sin olvidar su pasado. Estos libros son un tributo esencial a sus voces que siempre estarán con nosotros.

Homenajes se inaugura con la publicación del libro X (Vida y Milagros) del estupendo poeta y pintor ecuatoriano PACO BENAVIDES (1964-2003). Estará libre para descarga desde el 22 de julio en las páginas:

http://lacastalia.com.ve/

https://edicionesdelalineaimaginaria.com/

El escritor y editor Edwin Madrid anota, sobre X (Vida y Milagros) de Benavides:

Paco murió en el 2003, todo quedó trunco, un golpe como esos de Dios, en lo que todo queda empozado. Sin embargo, su obra, lo poco publicado, empezó a circular de mano en mano, de boca en boca, creando una enorme curiosidad entre los más exigentes lectores de poesía, que con reverencia y cuidado se acercan a su obra y la celebran.

Este libro estuvo a punto de publicarse cuando él aún vivía; es decir, aparece tal y como Paco lo dejó. Libro intenso por el dominio de la forma y del sentido del poema, sin miedo de hacer giros en el habla o en medio de finas imágenes creadas para el enamoramiento. Mezcla del habla común con la culta. Enriquece la lengua con el manejo de los contrastes, es un poeta muy ecuatoriano y al mismo tiempo universal, el color local se eleva más con referencias de lecturas y la recuperación de otras lenguas que, como pocos poetas, en el Ecuador cultivaron.


III

Nacido en un país quejumbroso
De verdes collados y areniscas y etc
Adusto mordaz suave e indolente

Todo al mismo tiempo y ebrio
Por cierto cimentado en
Calicanto barrio y ripio

Siguiendo el curso natural
De ser doncella ninfa y bruja
Espantando a sus críos

Dando de beber aguachirle
Lloriqueando limosneando ninguneando
Lugar del gerundio y la invectiva
Nacido pues entre la niebla
Y el verde y el negruzco de la tierra
Con el frío y la lluvia tersa el fogón

Con truchas en las cercanías el río frío
El bosque que lo dejó encantado
Huacas también de fuego azulado
Había nacido en un país de muecas
Con la última gracia ida
Doncella violada sin queja ñusta

No acudió a ella como Musa
Ésto lo tenía claro ni siquiera
La trabajaba con rima melodiosa

Llegado a cierta edad la veía
Diverso sin reproche infantil
«Sin navaja bajo el poncho» sin suspiro

Recordaba sólo que las vasijas egregias
De antes no podían ya lograrse
Que se troceaban entre las manos del novato
Nacido en un país que no había inventado
Nada para reemplazarlas nada
Nothing nichts niente rien nada


IV

Así ven aquí en tercera persona
¿Agridulce? pero no no ¡seguro!
Solamente que la acedía y el escalofrío

Y sentó a la lengua en sus rodillas
Y la encontró infame descoyunturada
Desdentada como una zorra o una vieja

Y sin el candor de la primera
Vez sin el aliento a yerbabuena a manzanilla
Sin los gusanos blancos de las huertas

Guiados por ti nena por ti que desde
Lo alto dormida con ademán de caerte
Prosigues guiando a los pocos lobos


XIII

Su problema no fue el tiempo en
Que le tocó vivir sino
Un cierto resquemor por las canciones

Que no supo componer de manera directa
Una cierta pesadez con la sintaxis
Una deficiencia al apadrinar los pronombres

Con los nombres y éstos con su misterio
Su verdadero problema fue que nunca
Pudo matar «una monja con un golpe de oreja»

Ni ir con un cuchillo babeando de risa
No a decir verdad no hubiese podido
Incluso matar dos pájaros de un tiro
No su problema no fue el tiempo
En el que le tocó vivir sino el
Tiempo que toma deshacerse del tiempo

Lejos de su país sin embargo rodeado
De paisanos a los que saludaba en silencio
Notó la magnitud de la catástrofe
No había lugar a dudas su país
Tomaba el camino del sálvesequienpueda
Comparando no había más que aceptarlo

Nacido en un país indolente de
Patricios imbéciles etc y mañosos etc
Quizá fue mejor mucho mejor etc

Ponerse a la fuga largarse con un
Poquito de caras unas cuantas canciones
Magníficas y ser Lot y no su hija y ser Esaú
A tono con su época de maletas apoltronado
En el palomar dejándose crecer una pátina
En la lengua rehuyendo el contacto

Consigo mismo pero sin tino ya para
La apariencia dejó la vieja usanza de
Remitirse siempre a Ella y la colgó

Como a un jamón tomó el abrigo
Abrió la puerta la cerró bajó las escaleras
Casi corriendo y salió


EPÍLOGO

Vamos a esperarla tú y yo
Sentados y charlando bajo
El alero desconchado de la cabaña
Entre el pardo del prado
Y el azul de las ventanas y puertas
Le gustaba ese color te lo digo
Sentados y charlando la veremos
Aparecer un buen día quizá con toda su prole
Y amor a cuestas la reconoceremos —será
Fácil— traerá en sus ojos pardos todos
Los brillos y resplandores de antaño
Y ese color que chorrea en los bronces
Pero verás que todavía estará esbelta
Y con sus crines renegridas nos hablará
En voz baja —como siempre— a ti y a mí
Bajo el alero desconchado de la cabaña y le diremos
«¡pasa amor mío te estuvimos esperando tanto!»
Y entonces ella te mandará a ti a dormir y yo
Me quedaré a solas con ella se echará junto a mí
Y tú querida darás vueltas en la cama
No sabrás qué hacer querida mente
Perdida como estás entre tus pensamientos
Sin poder dormir


PACO BENAVIDES (1964-2003) Nació en San Gabriel provincia del Carchi-Ecuador y murió en Berna-Suiza. Publicó los libros de poesía: Historia natural del fuego (1990), Viento Sur (1995); Tierra adentro (1997). Dejó listo para su publicación: X, (vidas y milagros). Los últimos años desarrolló una intensa actividad pictórica, dejando más de cien obras.


Leave a Comment

Categorías