PANDEMIA ⨀ PANDEMIC | ALBERTO AVENDAÑO

Alberto Avendaño

(Tres fragmentos de un libro que verá la luz en septiembre de 2020)


PANDEMIA

When all are one and one is all
To be a rock and not to roll
And she’s buying a stairway to Heaven
Led Zeppelin, Stairway to Heaven

                   1

 

Procuro enumerar todos los miedos
y acudir al baño antes de escribir las diarreas confitadas
de las que hablaba Tzara,
no siempre con éxito.
El váter hace de mí un ser genuflexo
enumerador torpe que recurre al viejo truco
de contar por los dedos,
y al salir yo del baño procuro nombrar las cosas,
señalar lo que veo en ellas,
cosa que me hace llorar en la nuca de los besos
como lloraba Idea Vilariño con su voz de sal rota
y busco así el contacto de naciones indecisas
que por el rabillo del ojo miran
cómo el reloj nervioso de las ranas
cronometra a la Nada de Adán
follándose al Ave de Eva
con delicada zoofilia

 

En mí y en el tiempo procuro ver lo que me aflige
La sagaz perturbación del pensamiento a manos
Del enemigo invisible que me acecha y al que descubro antiguo

 

2

 

En toda pandemia resulta imposible comprar
una escalera para subir al cielo,
las compras disminuyen y el consumidor que sufre
síndrome de abstinencia es víctima de acoso
por seres adictos al coitus interruptus

Nadie compra, como si el uso cayese en desuso
Y las naciones en un gesto filantrópico
Deciden cortar las manos de sus pobladores
Y proclamar con severa y mediática alegría
La nueva y simétrica normalidad del mutilado
Cae el poder adquisitivo en todas partes
Excepto en el mar profundo donde tiene lugar
Una asamblea de seres dolidos, desmembrados
Por años de lógicos ajustes económicos
Y acaparando todos los micrófonos,
Los pulpos de nueve cerebros y tres corazones
declaran la autotomía obligatoria para todas las especies
al grito de ¡La escalera! ¡La escalera!

El presente es igual para todos
Ansiamos las mismas cosas
Y todos perdemos lo mismo

 


 

 

PANDEMIC

 

When all are one and one is all
To be a rock and not to roll
And she’s buying a stairway to Heaven
            —Led Zeppelin, Stairway to Heaven

1

I try to list all of the fears
and go to the bathroom before writing the candied diarrhea
that Tzara spoke about,
not always successfully.
The toilet makes me a genuflexic being
A clumsy lister who resorts to the old trick
of counting on my fingers,
and when I come out of the bathroom I try to name things,
to point out what I see in them,
which makes me cry on the back of my kisses
as Idea Vilariño cried with her voice of broken salt
and so I seek the contact of ambivalent nations
who out of the corner of their eye look
how the frogs’ nervous clock
times Adam’s Mada
fucking the Eve of Eve
with delicate bestiality

In me and in time I try to see what afflicts me
The sagacious disturbance of thoughts at the hands
Of the invisible enemy that stalks me who I discover is ancient

 

2

In every pandemic, it’s impossible to buy
a stairway to heaven,
purchases diminish and the consumer who suffers
Withdrawal is a victim of harassment
At the hands of beings addicted to coitus interruptus

No one buys, as if use falls into disuse
And nations in a philanthropic gesture
decide to cut off the hands of their people
And proclaim with severe and mediatic joy
The new, symmetrical normality of mutilation

Purchasing power is falling everywhere
Except in the deep sea which serves as a venue
For an assembly of beings pained, dismembered
By years of logical economic adjustments
And by hogging all the microphones,
The octopuses with nine brains and three hearts
declare autotomy mandatory for all species
to the cry of The Stairway! The Stairway!

The present is the same for everyone
We crave the same things
And we all lose the same thing


 

De:      Alberto@Galicia.sal

Para:    Mario@Palmas.sol

 

Escribo igual que ando    sen saber
A onde vou    coa esperanza de non
Chegar    sen saber parar

                                    —Manuel M. Romón

          

Mi síquico me dijo

Y sólo una palabra suya bastó para sanarme:

Antes ELLA me insultó de hinojos
Reprochando con furia de hembra en celo
Me escupió en la cara, me jaló el pelo
Dolor mental, hogar de mis piojos

Soñé así que en ella penetraba
Su rozar bastaba para sarnarme
Picazón gloriosa sin ella amarme
Soñé así que yo sin pene entraba

Alma que ha visto lo que fui y ha partido
Corazón que ha ardido y no ha amado
Vida vivida sin haber parido

¡Qué difícil ser hombre enamorado!
¡Qué fácil fornicar y estar perdido!
Vivir hecho polvo y desamparado.

$ 4.99 por minuto
Adultos solamente.


Alberto Avendaño es escritor y periodista con una carrera profesional en dos mundos (España, TV Galicia, y Estados Unidos, The Washington Post) y en tres idiomas (español, inglés y gallego). Junto a los poetas Antón Reixa y Manuel M. Romón formó el Grupo de Comunicación Poética Rompente, vanguardia literaria en Galicia durante los años de la transición democrática española (1976-1983). Su más reciente libro de poemas en español —El Amor de tu Nombre, Poemas de dios, de diosas y de adioses— fue galardonado con el International Latino Book Award (Los Angeles, 2016). Avendaño es autor de libros de literatura infantil y ganador de dos premios Barco de Vapor en Galicia y, como traductor al gallego de E.A. Poe, cuenta con un premio internacional de traducción de la IBBY. Posee varios premios nacionales José Martí de Prensa Hispana en Estados Unidos, es miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y miembro fundador del Thomas Jay Harris Institute for Hispanic and International Communication en Texas Tech University, su alma mater estadounidense. Avendaño cuenta además con tres Premios Emmy™ de la Academia de Televisión de Estados Unidos.


Leave a Comment

Categorías