POESÍAS MUNDANAS │ PIER PAOLO PASOLINI


PARA EL “DAVID” DE MANZÚ

Amigo, de cansancio blanquea tu país,
tú vuelves firme la cabeza,
paciente en tu carne tentada.

Tú eres, David, como el toro en un día de abril,
que, en las manos de un rapaz que ríe,
va dulce la muerte.

PER IL “DAVID” DI MANZÚ

Di fadìe, fantàt, l’è blanc il tò paîs, | tu vòltis fèr il ciâf, | pasiènt ta la tò ciâr lutàde. | Tu sôs, David, còme il tòru in di d’Avrîl, | che ta lis mans d’un fi c’al rît, | al va dòls a la muàrt.


ALBA

¡Oh pecho despierto
del nuevo sol!
¡Oh mi caliente lecho
Bañado en lágrimas!

Con otra luz
me despierto a llorar
los días que pasan
volando como sombras.

ALBA

O sen svejàt | dal nòuf soreli! | O me cialt jet | bagnàt di àgrimis! | Cu n’altra lus | mi svej a planzi | i dìs ch’a svualin | via coma ombrenis.

En: Poesie a Casarsa (1942)


VÍSPERA DE FIESTA

Frescas campanas
detrás de mí,
en el aire claro
repican a fiesta.
Pero una vieja oscuridad
esconde el cielo
y los campos callan
descoloridos.

Solo, sobre una cuerda
en el fondo del huerto,
un vestido blanco
parece arder…
Vestido de niña,
reluciente y empapado,
como el mundo viejo,
fresco como el mundo.

VEA DI FIESTA

Fres’cis ciampanis | davòur di me | ta l’aria clara | sùnin di fiesta. || Ma un veciu scur | al scund il sèil, | e i ciamps a pàusin | disculurìs. || Sòul ta na cuarda | in ciaf da l’ort, | un vistìt blanc | al par ch’al ardí… || Vistìt di fruta | lusìnt e plomb, | coma il mond veciu, | fresc coma il mond.


SOL

En medio de los campos serenos
se cruzan las sendas.
Allí, bajo el sol intenso,
se encuentra un joven.

Apoyado en una pequeña morera,
bajando por los campos de Versuta,
aprieta entre labios
una primulita.

Cae ya la tarde,
una oscuridad tranquila.
Sola en el silencio,
brilla aquella flor.

SORELI

In miès dai ciamps serèns | i troiùs a si incròsin. | Ulì tal soreli pens | al pàusa un zòvin. || Pojàt a un morarùt | ju pai ciamps di Versuta | tai so lavris al strens | na primuluta. || A cola ju la sera, | na oscuritàt tranquila. | Doma chel flòur tal silensi | al disfavila.

 


EL CUARENTA Y CUATRO

Ya no roe el ratón, cantan las alondras,
no revolotea la paloma, escarban las gallinas.
No suenan a causa del tiempo, suenan las avemarías.
Se abre la puerta del huerto, y paliducho el niño
sale corriendo, se acuclilla en la grava
y juega solo con una lata reluciente.
La madre dentro de la cocina, sobre el pavimento consumido
parte las ramas temblando sobre la pobre rodilla levantada.
Luego enciende las cerillas y cuelga el cazo de la leche
un poco jadeante atizando el fuego con el aliento.
Afuera es todo un repicar fresco de avemarías
A lo largo de los pobres pueblos llenos de melancolía.
¡quince años! ¡Diecinueve años! Abrochándose el pantalón
Bajan los muchachos, le tiran de las trenzas:
“Vamos, mamá, tenemos hambre, ¡prepara el desayuno!”
Con los pechos desnudos corren por el corral bajo el canalón,
y allí como dos chopos, sobre el pilón lleno
uno riendo se lava el otro se peina.
Acuérdate, Señor , de lo que nos ha sucedido,
de nuestra pasión procura tener piedad.
Nuestra tierra ha estado en manos extranjeras
y a nosotros nos llevaron prisioneros a otra.
A los jóvenes y a los viejos los han ahorcado en la plaza,
a nuestras jovencitas nos las han deshonrado.
Se nos murió en el corazón el bien de la alegría
toda gana de reír volando se nos ha ido.
Por las vías férreas, por las carreteras de asfalto
por un poco de pan hemos arriesgado la muerte.
Llámanos tú, oh Señor, y nosotros te llamaremos,
Vuelve a hacer nuestros días como eran antaño.

IL QUARANTA QUATRI

No roseéa pì la surìs, a ciantin li sizilis, | no svualapèa il colòmp, a sgiarfin Ii gialinis. | No suna par il timp, sunin li Aimariis. | A si vièrs l’ùs da l’ort, e palidùt il nini | al ven fòur curìnt, e sclufat tal glerìn | al matièa bessòul c’un gamelòt lusìnt. | La mari drenti in ciasa, tal sulisu fruvàt | a spaca i stecs trimànt sul puòr zenoli alsàt. | Po’ a impija i fulminàns e il cialdirìn dal lat | a picia un puc ’fanada stissiànt il fòuc cu’l flat. | Fòur a è dut un bati fresc di Aimariis | vía par i puòrs paìs plens di malincunia. | Quìndis àins! disnòuf àins! Botonànt li barghessis | a vègnin ju i fantàs, a ghi tirin li stressis: | “Dai, mama, i vin fan, prepara di marinda!” | Cui stòmis nus a còrin tal curtìl sot la linda, | e lì coma doi poj, sora la vascia plena | un ridìnt al si lava chel altri al si petena. | Recuàrditi, Signòur, chel ch’a ni à capitàt, | da la nustra pasión vuarda di vej pietàt. | La nustra ciera a è stada in man dai forestèirs | e nu a ni àn puartàt ta n’antra prisonèirs. | I zòvins e i vecius in plassa a àn piciàt, | li nustris fantassinis a àn disonoràt. | A ni è muàrt in tal còur il ben da la ligria | ogni voja di ridi a è svualada via. | Par li stradis feratis, par i stradòns di sfalt | par vej un toc di pan i ris-ciavin la muàrt. | Clàmini tu, o Signòur, e nu i Ti clamarìn, | torna a fà i nustris dis coma ch’a erin prin.

En: La meglio gioventú (1954)


A LOS CRÍTICOS CATÓLICOS

A menudo un poeta se acusa y se calumnia,
exagera, por amor, su propio desamor,
exagera, para castigarse, su propia ingenuidad,
es puritano y tierno, duro y alejandrino.
Es incluso demasiado agudo en los análisis de los signos
de las herencias, de las supervivencias:
tiene también un pudor excesivo en concederles
algo a la razón y a la esperanza.
Pues bien, ¡ay de él! ¡no hay un instante
de vacilación: basta con mencionarlo!

AI CRITICI CATOLICCI

Molte volte un poeta si accusa e calunnia, | esagera, per amore, il proprio disamore, | esagera, per punirsi, la propria ingenuità, | è puritano e tenero, duro e alessandrino. | È anche troppo acuto nell’analisi dei segni | delle eredità, delle sopravvivenze: | ha anche troppo pudore nel concedere qualcosa alla ragione e alla speranza. | Ebbene, guai a lui! Non c’è un istante | di esitazione: basta solo citarlo!


A

En este mundo culpable, que sólo compra y desprecia,
yo soy el más culpable, reseco de amargura.

A ME

In questo mondo colpevole, che solo compra e disprezza, | il più colpevole son io, inaridito dall’amarezza


A LOS LITERATOS CONTEMPORÁNEOS

Os veo: existís, seguimos siendo amigos,
encantados de vernos y saludarnos en algún café,
en casa de las irónicas señoras romanas…
Pero nuestros saludos, las sonrisas, las pasiones comunes,
son actos de una tierra de nadie: una … waste land
para vosotros, y para mí un margen entre una historia y otra.
Ya no podemos realmente estar de acuerdo: me estremece,
pero es en nosotros donde el mundo es enemigo del mundo.

AL LETTERATI CONTEMPORANEI

Vi vedo: esistete, continuiamo a essere amici, | felici di vederci e salutarci, in qualche caffè, | nelle case delle ironiche signore romane… | Ma i nostri saluti, i sorrisi, le comuni passioni, | sono atti di una terra di nessuno: una… waste land, | per voi: un margine, per me, tra una storia e l’altra. | Non possiamo più realmente essere d’accordo: ne tremo, | ma è in noi che il mondo è nemico al mondo.

En: La religione del mio tempo (1961)


POESÍAS MUNDANAS

23 de abril de 1962

(…) Cuando los años sesenta
estén perdidos como el mil
y mi esqueleto carezca incluso
de la nostalgia del mundo,
qué importará mi “vida privada”,
míseros esqueletos sin vida
privada ni pública, chantajistas,
¡qué contará! Contarán mis ternuras,
seré yo, tras la muerte, en primavera
quien gane la partida en la furia
de mi amor por el agua bendita al sol.

21 de junio de 1962

Trabajo todo el día como un monje
y de noche por ahí, como un gato viejo
en busca de amor… Voy a proponer
a la Curia que me haga santo.
Pues respondo al engaño
con la mansedumbre. Miro como una imagen
a los encargados del linchamiento.
Con el sereno valor de un científico
me observo a mí mismo masacrado. Parece
que sienta odio, sin embargo, escribo
versos llenos de amor preciso.
Estudio la perfidia como un fenómeno
fatal, como si no fuera yo objeto de ella.
Los jóvenes fascistas me dan pena,
y a los viejos, que considero formas
del más horrible mal, sólo me opongo
con la violencia de la razón.
Pasivo como un pájaro que ve
en el vuelo en el cielo la conciencia
que no perdona…

POESIE MONDANE

23 aprile 1962. […] Quando gli Anni Sessanta | saranno perduti come il Mille, | e, il mio, sarà uno scheltro | senza più neanche nostalgia del mondo, | cosa conterà la mia “vita privata”, | miseri scheltri senza vita | né privata né pubblica, ricattatori, | cosa conterà! Conteranno le mie tenerezze, | sarò io, dopo la morte, in primavera, | a vincere la scommessa, nella furia | del mio amore per l’Acqua Santa al sole

21 giugno 1962. Lavoro tutto il giorno come un monaco | e la notte in giro, come un gattaccio | in cerca d’amore… Farò proposta | alla Curia d’esser fatto santo. | Rispondo infatti alla mistificazione | con la mitezza. Guardo con l’occhio | d’un’immagine gli addetti al linciaggio. | Osservo me stesso massacrato col sereno | coraggio d’uno scienziato. Sembro | provare odio, e invece scrivo | dei versi pieni di puntuale amore. | Studio la perfidia come un fenomeno | fatale, quasi non ne fossi oggetto. | Ho pietà per i giovani fascisti, | e ai vecchi, che considero forme | del più orribile male, oppongo | solo la violenza della ragione. | Passivo come un uccello che vede | nel volo in cielo la coscienza | che non perdona.


SÚPLICA A MI MADRE

Es difícil decir con palabras de hijo
algo a lo que en el alma tan poco me parezco
Eres la única del mundo que sabe de mi corazón
lo que siempre fue, antes de cualquier amor.
Por eso tengo que decirte lo que es horrible conocer:
es en tu gracia donde nace mi angustia.
Eres insustituible. Por eso está condenada
a la soledad la vida que me diste.
Y no quiero estar solo. Tengo un hambre infinita
de amor, del amor de cuerpos sin alma.
Porque el alma está en ti, eres tú, pero tú
eres mi madre y tu amor es mi esclavitud:
esclava fue mi infancia de este sentimiento
alto, irremediable, de inmenso compromiso.
Era la única manera de sentir la vida,
la única tinta, la única forma. Ahora se acabó.
Sobrevivimos: y es la confusión
de una vida recreada al margen de la razón.
Te lo suplico, ay, te lo suplico, no quieras morir.
Estoy aquí, solo, contigo, en un futuro abril…

SUPPLICA A MIA MADRE

È difficile dire con parole di figlio | ciò a cui nel cuore ben poco assomiglio. || Tu sei la sola al mondo che sa, del mio cuore, | ciò che è stato sempre, prima d’ogni altro amore. || Per questo devo dirti ciò ch’è orrendo conocere: | è dentro la tua grazia che nasce la mia angoscia. || Sei insostituibile. Per questo è dannata | alla solitudine la vita che mi hai data. || E non voglio esser solo. Ho un’infinita fame | d’amore, dell’amore di corpi senza anima. || Perché l’anima è in te, sei tu, ma tu | sei mia madre e il tuo amore è la mia schiavitù: || ho passato l’infanzia schiavo di questo senso | alto, irrimediabile, di un impegno immenso. || Era l’unico modo per sentire la vita, | l’unica tinta, l’unica forma: ora è finita. || Sopravviviamo: ed è la confusione | di una vita rinata fuori dalla ragione. || Ti supplico, ah, ti supplico: non voler morire. | Sono qui, solo, con te, in un futuro aprile…

En: Poesia in forma di rosa (1964)


LA ITALIA FASCISTA

La voz de Dante resonaba en aulas desesperadas
Pobres hombres tenían el encargo de enseñar
cómo ser héroes, en los gimnasios;
nadie se lo creía
Luego las plazas se llenaban de estos incrédulos
bastaban dos palos, una tarima
con una mala tela pintada de rojo
de blanco y de verde; y de negro; bastaban
unos pocos símbolos harapientos, águilas y fascios de madera o estaño;
jamás un espectáculo fue más económico
que un desfile en aquellos tiempos
Los viejos y los jóvenes de común acuerdo
deseaban grandiosidad y grandeza;
miles de muchachos desfilaban
algunos de ellos “elegidos”, otros simple tropa;
como en una estasis perdida entre los siglos
eran mañanas de mayo o de pleno verano
y el mundo rural alrededor
Italia era como una pobre isla en medio de naciones
donde la agricultura estaba en declive,
y el escaso grano era un océano inmenso
donde cantaban tordos, alondras, las atónitas aves del sol
Las concentraciones se dispersaban en los palcos caía la brisa
y todo era verdad,
las banderas continuaban ondeando
a un viento que no las reconocía.

L’ITALIA FASCISTA

La voce di Dante risuonava in aule disperate | Poveri uomini erano incaricati a insegnare | come essere eroi, nelle palestre; | nessuno ci credeva | Poi le piazze si riempivano di questi increduli | bastavano due stanghe, un tavolato | della cattiva tela colorata di rosso | di bianco e di verde; e di nero; bastavano | pochi simboli straccioni, aquile e fasci di legno o stagno; | mai spettacolo fu più economico | che una parata in quei tempi | I vecchi e i giovani di comune accordo | desideravano 282 grandiosità e grandezza; | migliaia di ragazzi sfilavano, | alcuni di loro “scelti”, altri semplice truppa; | come in una stasi perduta in mezzo ai secoli | erano mattine di maggio o di piena estate | e il mondo rurale intorno | L’Italia era come una povera isola in mezzo a nazioni | dove l’agricoltura era in declino, | e il poco grano era un oceano immenso | dove cantavano tordi, allodole, gli attoniti uccelli del sole | Le adunate si scioglievano sui palchi cadeva la brezza | e tutto era vero, | le bandiere continuavano a sventolare | al vento che non le riconosceva.

Poema póstumo. En: Tutte le opere, Tutte le Poesie II (2003)


Textos tomados de: Palabra de corsario, Pier Paolo Pasolini; Traducciones de: Eduardo Caro, Giovanni Mion, Alessandro Ryker, Andrés Soria Olmedo y Magdalena Olmedo (Círculo de Bellas Artes, Madrid, 2005)


PIER PAOLO PASOLINI (Bolonia, Emilia-Romaña, Italia, 05/03/1922 – Ostia, Lacio, cerca de Roma, 02/11/1975)

Poeta, narrador, dramaturgo, periodista, filósofo, actor, pintor, director de cine italiano. Entre sus libros de poesía destacan, Poesía en Casarsa (1942), El Diario (1945), Los llantos (1946), La mejor juventud (1954), Las cenizas de Gramsci (1957), El ruiseñor de la iglesia católica (1958), La religión de mi tiempo (1961), Poesía en forma de rosa (1964), Transhumanar y organizar ((1971), La nueva juventud (1975), Toda la poesía (2003). Su infancia transcurrió en Casarsa, en la región de Friuli, por eso fue un poeta en lengua friulana en su primera época como escritor. Estudió Artes y Letras en la Universidad de Bolonia, donde se graduó en 1945. Ejerció como Profesor desde 1943 hasta 1949. Siendo aún joven, se afilió al Partido Comunista, del cual fue expulsado debido a su abierta homosexualidad. En 1950 se trasladó, junto con su madre, a Roma. Como director de cine, se inició en 1961 con Accatone, siguiendo una fulgurante trayectoria cinematográfica, que contempló títulos memorables, tales como El Evangelio según San Mateo (1964), Teorema (1968), El Decamerón (1971), Las mil y una noches (1974), Saló o los 120 días de Sodoma (1975). Obtuvo galardones destacados como cineasta, el Premio del jurado del Festival de Venecia (1964), el Oso de Oro del Festival de Berlín (1972), el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes (1974). Con su obra poética, al igual que con sus obras ensayísticas y periodísticas, polemizó ante el marxismo oficial y el catolicismo, a los que llamaba “las dos iglesias”, ya que les reprochaba no entender la cultura de sus propias bases proletarias y campesinas. El escritor Mariano Maresca dijo sobre él, “… No hay escritura que no nazca de una contradicción, y esa fue la contradicción que, cada amanecer, ponía en marcha esa poderosa máquina de trabajo que era Pasolini y que en la vida de cada día se traducía en una lucha constante contra sí mismo…” (Tomado de: No frost, Mariano Maresca; en Palabra de Corsario, Pier Paolo Pasolini, Círculo de Bellas Artes, Madrid, 2005)


Categorías
septiembre 28, 2022
septiembre 20, 2022
Olga Orozco
septiembre 19, 2022