DEUS EX MACHINA | RÓMULO BUSTOS AGUIRRE


METAFÍSICA DE LA LETRA h

Me ocurre
una curiosa dificultad con palabras como orizonte
hermita, horopéndola

Con frecuencia, al intentar escribirlas
la mano se confunde, titubea entre usar la h o ignorarla
Cuando esto ocurre ante circunstantes suelo tomar
el asunto con humor
comento mi duda y ellos entonces ríen y me corrigen
comprensivos o perplejos

Extraño caso la letra h

Es fácil caer en la tentación de compararla con el cero
Pero la h carece de la masa gravitatoria del cero
que es capaz de poner a girar en torno suyo
todo el sistema métrico decimal
y con ello la inestable y misteriosa galaxia de los corredores de arte
el mercado de valores y los agiotistas

Tiene algo
de caminante que ha arqueado la rodilla derecha y detenido
su marcha en el momento mismo de iniciarla

Tiene algo de y puesta bocabajo
Pero, a diferencia de la unitiva y, la h no une nada
Ella es más bien nada
Asechanza de la Nada
Irrupción de la Nada
en la escritura

Una letra que nombra el no ser es más bien
una grieta, una herida
una perversión del lenguaje
que señala con su dedo mudo la anomalía
del mundo mudo

O acaso
solo sea callado síntoma
del deseo del alma por habitar el Silencio


DE LA VIDA

Vivir…qué caso tan extraño
Vivir…y de gracia, además, ser
un ser humano
Con una cabeza grácilmente en picota
expuesta sobre su propio cuello
con manos para poner en orden o desorden cada hebra
de esa cabeza con sombrero para asombrarla y sacarla a pasear
bajo los días perros

Un alumno de la universidad en que imparto un curso
lleva el cabello de color amarillo
Qué color más bullicioso el amarillo

Pero él habla tan callando
Como si su animal se le hubiera apostado a la entrada de la boca
y devorara las palabras que intentaran salir
¿Qué clase de animal será ese?, me pregunto
¿Será serpiente como el mío?

La otra tarde, al concluir un examen, me entregó la hoja de respuestas

en blanco, con una pregunta:
¿Qué prefiere para alimentar a su serpiente: ratones o pichones de
codorniz?

Así supe que también era serpiente su animal

Vivir…qué cosa más extraña

Él y yo apenas nos saludamos
Pero las dos serpientes se entienden, se entrelazan, se entredanzan
trafican entre sí: escamas, bichos, colmillos, caricias, palabras…
Por eso, creo, mi sombrero decidió mudarse a su cabeza amarilla
Por eso ahora callo tan hablando

Vivir…qué saco tan extraño
cada quien con su serpiente oculta al fondo

Por eso nunca está de más llevar un buen morral repleto
de manzanas

para ir mordisqueando por el camino


DEUS EX MACHINA

Talle esbelto
cintura ondulante, pechos alzados
Le pregunté cuántos cántaros de agua
había cargado de niña sobre su cabeza
cuántos viajes de la casa al pozo del pozo a la casa
para tener semejantes postrimerías

Ella no entendió del todo mi pregunta
y, riéndose, dijo que no
que nunca había acarreado agua
del pozo a la casa, de la casa al pozo

Pero, seguramente, me dije
muchas generaciones de mujeres de la familia antes de ella
lo hicieron por ella

Nalgas erectas, pechos alzados
como hechos para el vuelo

ergo
Dios existe


INDICIOS

La espina de la rosa
acaso sea un claro argumento de que la rosa
alguna vez fue un animal
rastro de lo que fue vértebra
garra, pico
según razona Bachelard en agudo comentario a Lautremont

El oscuro llamado de la animalidad la sigue habitando

Pero lo que en ella es latencia
en el hombre es vértigo, frenesí, abismo

O su delirio inverso: el ángel

Porque el hombre es el único animal que puede padecer
el sueño del ángel

He aquí lo que el Tuerto López llamaría
un motivo para una cerebral masturbación


Estos poemas son tomados del poemario Casa en el aire.


RÒMULO BUSTOS AGUIRRE. Nace en Santa Catalina de Alejandría,1954, en el Caribe colombiano.
Poeta, ensayista y profesor universitario. Su obra ha circulado en muestras antológicas, revistas y eventos nacionales e internacionales, así como en traducciones parciales a otros idiomas. Su poesía ha sido recogida en diversas compilaciones y antologías. Estas son algunas de ellas: Muerte y levitación de la ballena y otros poemas (2020), La furia del cordero (2020), La pupila incesante, Obra reunida (Fondo de Cultura Económica, 2016), Poesía escogida (2014), La mirada de Orfeo (2013), De la dificultad para atrapar una mosca (2008) Oración del impuro, Obra reunida (Universidad Nacional de Colombia, 2004), Palabra que golpea un color imaginario, Obra reunida (Universidad Internacional de Andalucía, 1996) Casa en el aire, publicado en 2017 por editorial Pre-textos, es su último título. Premio nacional de poesía de la Asociación de Escritores de la Costa, por el poemario El oscuro sello de Dios, 1985. En 1993 le fue otorgado el Premio Nacional de Poesía, concedido por el Instituto Colombiana de Cultura, por el poemario En el traspatio del cielo. El Colectivo de Crítica español Addison de Witt lo reconoce con el premio Ausiás March. por el poemario Sacrificiales, 2007. Premio Blas de Otero de la Universidad Complutense de Madrid por el poemario Muerte y levitación de la ballena, 2009. En 2019 recibe el Premio Nacional de Poesía del Ministerio de Cultura de Colombia, por la antología De moscas y de Ángeles. En 2017 publica el ensayo Muerte de Dios y poesía Moderna en Colombia, libro que, además de una indagación sobre la poesía en el mundo moderno, es un estudio sobre tres clásicos de la poesía colombiana contemporánea: Héctor Rojas Herazo, Jorge Gaitán Durán Y Álvaro Mutis. Ha realizado estudios y antologías de poetas del Caribe colombiano. Doctor en Ciencias de las religiones por la Universidad Complutense de Madrid. Magister en literatura hispanoamericana por el Instituto Caro y Cuervo. Titulado en Derecho y Ciencias políticas por la Universidad de Cartagena (Colombia), donde actualmente es profesor de literatura.


 

Leave a Comment

Categorías