RUINAS REMENDADAS | ERICK S. RAMÍREZ


AUSENCIA PARA UN FINAL
En lo profundo de mis soledades,
entre lo que fue y lo que me invento,
deambulo por los errores,
recorro entre fantasmas los viejos sitios,
de escombros formo los recuerdos.
Ya no sé de ellos,
viejos brazos de calor intermitente,
calles que en la lejanía se pierden entre ellas,
palabras que ya no alcanzan,
voces que he olvidado.
Ruinas que sostienen frágiles los huesos,
remolinos de polvo que nublan lejanos horizontes,
el pasado no es parámetro ni ausencia,
sólo un viejo pasajero que no tiene alternativa.
Aquí sigo, fragmentado,
no supe en que andén ha quedado mi equipaje,
ni en donde abordé el tren en el que ando,
remendé mi historia con pasajes ajenos,
envolví en misterios mis viejas lágrimas.
No soy yo el que era antes,
lo he repetido cada que me encuentro,
ocasionalmente dudo,
normalmente me doy cuenta enseguida.
Me he abandonado por instantes, lo sé,
de ausencias extrañas me hice la propia,
y ahora cargo una curiosa mezcla
de soledades que se amalgaman con la mía.


CONQUISTA
Sentado, en espera,
la antesala de la historia pasa por
las manos que adolecen,
ojos que descubren utopías
aun cuando las nubes cubren la montaña.
No han sonado los tambores
ni han llamado a combate,
la revuelta es permanente
suave lluvia que moja estos rostros
de quienes siempre miran hacia arriba.
Puede haber historias sin contar
senderos vírgenes sin selvas,
ecos no escuchados de ráfagas inquietas,
pueblos de corazones y cuerpos desgastados.
Mientras,
los cafés, los parques, cualquier calle,
las caminatas, las pláticas nocturnas,
las manos tomadas por asalto,
la eterna noche aún por descubrirse.


UNA ESTRELLA PARA TU NOCHE

A Allan Cerberus

Puede aferrarse a una estrella
y poder ser sin serlo,
incluso, y a pesar de lo adverso,
seguir siendo sin ser.
De ahí el dilema
tan ausente,
el de convertirse en esquina
con tristeza singular
o ser sol sin amanecer próximo.
Este espacio tan suyo
el del vacío, pero sin ausencia,
lo dispuesto previamente
la sonrisa pausada,
este abrazo sin tiempo.
Puede ser tu mano firme
caricia detenida
para una estrella que mira,
vaya que mira,
sin culpa.
La noche ha de arroparte
la misma noche para ambos.

 


Erik Sandoval Ramírez, nació en Tepic, Nayarit el 17 de septiembre de 1985, llegó a Hidalgo a los 11 años de edad y desde entonces ha radicado en el municipio de Tepeji del Río de Ocampo, Hidalgo. Licenciado en derecho. Se ha dedicado al ámbito de la promoción y difusión cultural desde hace 15 años, ha participado en diversos medioslocales y estatales con cuento, poesía y relato. Ha escrito diversos artículos de opinión para medios nacionales y estatales con temas políticos y culturales. Pertenece al colectivo cultural los nahuales desde el cual impulsan lo que llaman “la socialización del arte” consistente en acercar las diversas disciplinas del arte a la población de manera libre y gratuita, fue director general de la publicación “nahuallotl”, medio impreso del colectivo donde impulsan escritores locales. Autor de dos poemarios titulados “de ausencias y sinceridades” y “un tanto para la nostalgia”. Tiene un blog donde comparte relatos y cuentos. (https://ercomuna.wixsite.com/elblogdelnahual). Actualmente trabaja en el área administrativa de la escuela de formación política “Felipe Ángeles Ramírez” y es editor en jefe del periódico “Regeneración Hidalgo”.

Leave a Comment

Categorías