SOLA UN VEINTE-VEINTE / NIMBE ROCK


Sola un veinte-veinte

“no he visto cómo veían,
no pude sacar mis pasiones
desde una común primavera”
Edgar Alan Poe

Floto dentro de una burbuja
en mi confinamiento,
un encierro en el encierro,
no estoy segura si estoy dentro, o

 yo misma construí ese muro.

Soy una pompa de jabón,
que ve desde su mirilla,
voyerista observando,
un solo árbol que me habla,
en diálogo con los grillos inexistentes,
que me arrullan y duermen,
trino de soledad inacabada

que me pierde en la somnolencia,

caen mis párpados y sin pedir permiso,
brota humedad salada sin pudor,

voluntad y sin tiempo.

Encubierta salgo, camino, tomo café,
charlo y brindo con ese tinto,
que me pinta de bermejo,
así me presento

con mascarilla y careta,
una por fuera que cubre las de abajo,
las profundas, las añejas.

Los demás sólo ven mis ojos,

aunque yo no quiera,

tienen su propio código
que descifran fácil,
como un niño que se esconde
detrás del ropero.

Me hundo en mi vientre,

a veces en mi corazón blanco,

teñido de rojo,

otras veces uso mis entrañas,
opacas color negro,
la oscuridad está afuera,
pero también

hay gris silencio, sin diálogo interno.

Colocar las letras,
formar palabras,
escribir es un rompecabezas sin piezas,
están revueltas,
otras dislocadas.
mis ojos bruma,
mis ojos agua,
mis ojos gatos amarillos,
se cierran para no sentir la realidad

que me rebasa.

Mi cerebro pareciera exprimido, enjuto,
una masa cascada por el tiempo,
dónde no hay logística,
sólo un desorden imperfecto.
Trato de entender qué es eso de

ansiedad, pánico, excesos, miedos

soledad, medicinas, delirios,

que me recuerdan a los malditos,

Bukowski, Baudelaire, Corbiere
o Mallarmé.
los otros me ven raro, igual que a ellos,

malditos y benditos, todos los poetas

nadie entiende,
solo los mismos que viven este infierno

depresión, maldita igual que ellos
los malditos…

Me cubre la burbuja,
esa esfera de círculos concéntricos,
que rueda y da vuelta,
en mi barroco cerebro,
transparente volátil,

floto, boto y reboto
con terror de que algún día reviente,
explote,

me convierta en luces de bengala,
fosforescencia iluminada,
un borroso recuerdo

o de una vez por todas
salga de mi doble encierro
en este encierro del encierro.


Nimbe Rock (Ciudad de México 1959)   Poeta, ceramista y escultora. Se tituló en Comunicación, por la Universidad Iberoamericana, un Diplomado especial “Poesía mexicana contemporánea escrita por mujeres” otorgado por parte de la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL). Curso en el Taller de Poesía del Centro de Experimentación Literaria. Actualmente miembro de “Poetas sin fronteras” (comunidad de poetas de diferentes países y culturas, unidos por la poesía), publicaciones en diferentes Antologías, “Intención de lo inevitable” por Jorge Contreras, “ARCS Expressive Narrative Prose Poetry Magazine” por Anwar Jaber, y “Lectura en voz alta,  poesía urbana e itinerante 2019” por Adriana Tafoya.

Leave a Comment

Categorías