DAISY BENITES ZAMBRANO

No es mi mano la que acaricia a la palabra, sino el hálito que viaja desde el Leteo tras la borrasca, sobrevive el olvido para nombrarte. TRAZOS DE NIEBLA La noche me susurra trazos de niebla; como remolino de hojas secas, las palabras, entran en mis párpados recovecos ancestrales: las notas se desploman sobre el oxidado musgo, un pentagrama de falacias. La noche susurra ráfagas de niebla; estamos cerca de la marcha del tiempo, devorando rosas, destripando sueños, sobre el callado musgo oxidado. ALBORADA Pongo lágrimas al sol despido...
  • septiembre 1, 2020
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías