EMILIA CONEJO

LA MUJER MINÚSCULA SIENTE MIEDO. No sabe qué es ni cómo llamarlo. De qué puerta blindada escapa cada noche ese pulpo impertinente que todo lo agarra, con su rastro de murciélago y su olor a selva antes de la pubertad. La mujer en ciernes nació con una brocha y los tonos de la noche para pintar el desasosiego. Y pintó, y el movimiento de la mano le llega de nuevo en sueños, pero en sus pesadillas no recuerda el color del racimo de temores. Solo unos brazos de lana...
  • octubre 10, 2020
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías