Kellys García

ABUELA Cuando se cansaba de atizar el fogón en ese cuartucho de barro, caminaba la sabana para irse a buscar onoto. Yo quería seguirla a esos lugares solos, donde había parido a mi padre. Conversaba con ella y le ayudaba a pilar el arroz, sin conseguir que me invitara. Caminaba lejos con un palo de madera y el caparazón de tortuga en la cabeza. Un día le dije: Usted me crio Petra, para ser una muchacha fuerte como los cerros de esta tierra. Se levantaba y hacía un carato...
  • septiembre 1, 2020
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías