LEO CASTILLO

CORSARIO, ESPEJO La calle se precipita veloz en mis entrañas. Desfondado de ruido y de luz grávido quedo. He saqueado de esta calle su noche y la tristeza inconmensurable que mi canto canta no lo soy amigo, yo yo soy tú regurgitado abstracto y desnudo sin la inútil artillería de tu ferocidad horra de sentido. AJENAMENTE AZUL Tocar a una puerta impone cómos y cuándos impone astucia para amordazar tácticamente la dignidad una puerta es una cosa rotunda y maciza que menosprecia las mondaduras en nuestras roídas rodillas. Tocar...
  • septiembre 25, 2021
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías