PARA ALTAZOR

PARA ALTAZOR De Las horas muertas IRREMEDIABLEMENTE, estar cuando nada es preciso. Tomo la carga de lo inútil, planto algo irreconocible, le doy nombre secreto a un día fuera de los siete acostumbrados. No quería ser el dedo ni la llaga bajo el palio de luz de inmensas catedrales, pero así son las cosas de los iconoclastas de Bizancio. VIBRACIÓN A Luis Ángel Marín Vibran las alamedas. La suerte está echada. La suerte, no el azar: la suerte es un pasquín anunciador de su opuesto; el azar, lo que...
  • septiembre 23, 2020
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías