poesía vasca

Me pregunto yo sola Te dejo en brazos del destino, ese no acomodado a mi nombre de hembra. Te dejo consternada, ¿dónde podré posar mis brazos en tu nombre? Mi mano en la madera recordará tu barba espesa y lacerante...
  • mayo 23, 2020
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías