Proceso creativo

Rastros de carmín y siena Con la herida fresca avanzan cuesta arriba, sosteniéndose en un abrazo. Su corazón ha sido abierto como un mapa, detenido por las horas, envuelto en la promesa. Su pecho le acompaña, no se vence, los pasos se suman, la forma cambia, el peso se concentra. Le abandona. Juan sostiene el cuerpo de su abuelo, quien se ha vencido a un sueño del que no despierta, del que no vuelve. Éste evento es quizá una de las marcas más profundas en la adolescencia de Juan...
  • agosto 6, 2020
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías