Rafael Muñoz Zayas

BAUDELAIRE Acababa de cumplir cinco años y vivía en la última planta del edificio San Gabriel que era un edificio tan alto que cuando el viento de levante salía a nuestro encuentro sentías que oscilaba y si cerrabas los ojos podías creer que viajabas en un barco, o eras capaz de imaginar un gigantesco bloque de hormigón en el que cruzabas por el cielo, ligero como un dirigible, mas temías que se encendiera, que nos devorase un fuego nacido desde dentro, pero por entonces «bodeler» era tan sólo un...
  • agosto 8, 2020
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías