SERGIO MARENTES

FLAMA TAN FLEMA Se dijo un día que a nuestras tierras llegaría un semejante que, precipitado, aparecería en busca de todos los hombres para hacerlos sus aprendices, sus discípulos, huellas y testigos. Fueron muchos los que, mudos, lo siguieron hasta desfallecer, saboreando por horas su sabiduría sin afán y de talle imparcial. Excitada, ceremonial y de culto, yo acudí a su sermón un día con atavío de fiesta y facha de mujer magnánima y decente. Y oliéndolo, como una perra en celo, me senté frente a Él, plena, y...
  • febrero 15, 2021
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías