TALLULAH FLORES PRIETO

LI YAO TANG Y si de nuevo estuviéramos a las puertas del 113 en Wakang Road, levantaría mis brazos con el mismo asombro y con mayor certeza para alcanzar la estancia, el recibidor de los amigos y esa luz que se posa sobre el siglo de magnolias que sus manos plantaron como retazos ajenos para trazar sus libros. Porque nos despedimos muy pronto. Y unos minutos no bastan para sentir a los justos solitarios de las guerras. La fiebre rebelde de los que no pueden matar. Los golpes de...
  • junio 19, 2021
  • 0 Comentarios
Leer más
Categorías